La Guardia Civil y Equinac realizan la suelta de la tortuga boba ‘Escorial’

La tortuga, ahogada por plásticos y erizos, fue rescatada por un velero y tratada por la ONG

Un total de trece días son los que ha necesitado ‘Escorial’ para su total recuperación. Ha sido esta mañana, cuando los efectivos de la Guardia Civil y algunos miembros del equipo de Equinac han llevado a cabo la suelta del ejemplar de tortuga boba “Caretta caretta”. La devolución se ha producido desde la embarcación ‘Río Almazora’, propiedad de la Guardia Civil, en la zona de Cabo de Gata, un lugar que reúne las condiciones ideales para su liberación.


Todo transcurrió el pasado sábado 20 de julio, en una de las salidas de la puesta de sol que realiza la empresa Mares Náuticas. A 5 millas al sur de Almerimar, Francisco Manzanares, capitán del velero ‘Garrancho II’, avistó la tortuga que se encontraba aleteando “de forma muy extraña”. “Fue muy curioso, en esa zona solemos ver cetáceos o delfines, pero no una tortuga. Decidimos embarcarla con gran dificultad, la llevamos al puerto de Almerimar y allí el centro de recuperación la recogió”, relató el capitán del velero. 


Manzanares fue el encargado de soltar a la tortuga en el Cabo de Gata con la ayuda de los GEAS, Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil.  


Recuperación

El equipo de Equinac, entidad sin ánimo de lucro que se encarga de atender los varamientos de tortugas marinas y cetáceos en el litoral de la provincia, ha sido el responsable de la recuperación de ‘Escorial’


“La tortuga tenía material en el esófago, no sabíamos si era una red o algún otro elemento. Finalmente le pusimos un tratamiento y ha estado defecando mucho plástico, además de restos de alimentos y erizos. En estos días ha expulsado todo y hemos visto en una radiografía que va todo bien”, asegura Eva María Morón, coordinadora del equipo de Equinac. 


‘Escorial’ es la tercera tortuga boba que se devuelve a su medio natural en lo que va de año. “Desde la Guardia Civil nos implicamos en todo lo que tenga que ver con el medio ambiente, con mayor interés en la provincia de Almería ya que tenemos un paraje natural de especial protección”, afirmó José Medina, jefe del Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil de Almería, que estuvo presente en la operación de la devolución del reptil.


 Otras actuaciones que realiza la Guardia Civil de Almería son la retirada de redes abandonadas, que son un peligro mortal para los animales que habitan en el medio marino, el control de vertidos al mar y la pesca ilegal. “Respecto al incremento del plástico, es cierto que ahora se escucha más y se comunica más, pero es un problema de hace muchos años. Este, junto con la pesca ilegal, son los principales motivos por los que los animales aparecen dañados”, reconoció José Medina.


La tortuga boba es una de las especies más grandes en tamaño de las tortugas marinas, llegando en algunas ocasiones a medir hasta 1,2 metros de largo. Las principales amenazas para esta especie son la existencia de plásticos en el mar, las redes de arrastre, palangres o nasas. 


Está incluida en el apéndice I de CITES y en el catálogo español. Actualmente, el Aquarium de Roquetas cuenta en sus instalaciones con una tortuga cedida por el Ministerio de Agricultura y Pesca que no puede ser devuelta a su medio natural.


 

más leídas

últimas de Actualidad

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería