Almería bate su récord de ingresos pese a bajar la producción hortícola

El sector alcanza los 4.000 millones en ventas y la producción cae en más de 400.000 toneladas

La producción agrícola en Almería tira del carro de la economía provincial.
La producción agrícola en Almería tira del carro de la economía provincial. La Voz
Antonio Fernández
20:00 • 20 nov. 2022

Lo que apuntaba a una campaña complicada, sobre todo por las dificultades que plantearon las cambiantes condiciones meteorológicas, la presencia de virosis y plagas en varios de los cultivos, cierta volatilidad en los mercados y, sobre todo, un incremento sustancial de los costes de producción se pudo revertir hasta alcanzar unos resultados que han sido sorprendentemente buenos en sus grandes magnitudes.


El sector hortofrutícola almeriense volvía a hacer de las dificultades virtud, de forma que el más que notable descenso de la producción, que se redujo en más de 404.000 toneladas, desde las 4.212.535 del ejercicio 2020-2021 hasta las 3.808.358 toneladas de la 2021-2022, un descenso de alrededor del 10 por ciento, se vio compensado por el incremento de los precios medios de las frutas y hortalizas que se cultivan en los invernaderos de la provincia, que subieron hasta una media de 0,79 euros/kilo, 16 céntimos más que los 0,63 que se pagaron de media en la campaña anterior, lo que arroja un resultado positivo al incrementarse un 25 por ciento.


Esas cotizaciones han hecho posible que, con un menor volumen de producción, los ingresos, en forma de valor de comercialización, se hayan ido en este último ejercicio hasta los 3.993 millones de euros, 476 millones por encima de los 3.517 millones que se obtuvieron por las ventas en la campaña 2020-2021. Un nuevo récord para el sector hortofrutícola en la provincia de Almería.



Crecimiento Las sumas de una menor producción con un mayor volumen de ingresos arroja un crecimiento global positivo para el sector agrario almeriense que ha ganado un 13,52 por ciento más que en el ejercicio anterior.


Porcentaje similar se registra a la hora de evaluar el valor de la producción hortícola pagada a los agricultores. En esta última campaña los productores ingresaron 2.997 millones de euros, 349 millones más que los que obtuvieron en la anterior, cuando esos ingresos quedaron establecidos en 2.648 millones, lo que representa un aumento del 13,17 por ciento.



Balance en positivo El resumen de ese balance a campaña cerrada podría calificarse como altamente positivo, pero a pie de finca se mantiene la incertidumbre porque en ese mismo periodo se han producido unos incrementos en los costes de producción netamente superiores a la mejora registrada en el valor de la producción.


Según se acuda a los informes elaborados por Coexphal o organizaciones agrarias como Asaja, ese crecimiento de costes gastos derivados de la inflación, los costes energéticos, los laborales  los de insumos los carburantes o las materias primas oscila entre un 26 por ciento para las empresas y el 30,8 por ciento para los agricultores.



Producto a producto A la hora de hablar de productos, dos destacan sobre el resto en la provincia: el pepino, que sumó 867,5 millones de euros, un 39,46% más que en la campaña anterior; y el calabacín con un 32,72% para alcanzar los 469,5 millones.


El caso de la sandía es especialmente significativo ya que en esta última campaña la superficie cultivada se redujo un 9,4%, 1.179 hectáreas menos plantadas en la provincia, pero su precio medio experimentó un incremento del 103 por ciento, algo más del doble que un año antes. 


Un comportamiento parecido al de los resultados globales de la campaña se registraron en las ventas en los mercados internacionales, con un descenso en cuanto al volumen del 5,23% respecto a la campaña anterior que, sin embargo, no ha impedido que se haya obtenido 506 millones de euros más ingresos que un año antes, hasta superar los 3.120 millones, un 19% de incremento.


Temas relacionados

para ti

en destaque