Una operación policial desvela una red nacional de peleas de perros

Un criador almeriense de razas peligrosas viajó a Canarias para apostar en un evento nacional

Perros localizados. CNP
Perros localizados. CNP
Javier Pajarón
12:34 • 04 oct. 2022

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 18 meses de prisión a un criador de perros de Almería por la comisión de delitos de maltrato animal y pertenencia a organización criminal. 


El acusado participaba en una red nacional de riñas de canes y estaba especializado en la cría y el entrenamiento de razas especialmente peligrosas, según consta en las diligencias. “En Almería se encontraba el acusado que participaba en las peleas y criaba perros a tales efectos, estando en contacto con el resto de los miembros del grupo a nivel nacional”.


La cría de perros y gallos de pelea tiene cierto arraigo en zonas como Almería y Murcia. La normativa no prohíbe el cruce de animales para la conservación de la pureza de la raza, pero sí castiga la organización de eventos clandestinos con dinero en apuestas y situaciones de maltrato.



Almería ha estado en el foco de operaciones de la Policía Nacional y la Guardia Civil en varias ocasiones por la extensión de estas prácticas en barrios como La Chanca, El Puche o ciertas zonas del Poniente.


En este caso, el almeriense fue identificado en una operación de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UCDV) de la Policía Nacional en Tenerife en 2017. Los agentes irrumpieron en “la convención canaria de peleas de perros”, donde se encontraban criadores de Almería, Murcia y Málaga entre otras provincias.



El evento tenía previsto enfrentar ocho perros. Cuando los agentes irrumpieron en el lugar, ya se había celebrado una pelea. Un pitbull abandonó herido y cansado la riña y su dueño, natural de Santa Cruz de Tenerife, le rompió el cuello y metió su cuerpo en una bolsa de plástico, donde fue descubierto aún caliente por los policías. 


Los instructores aseguran que el criador almeriense fue descubierto con 2.100 euros en efectivo para presuntamente utilizarlo en las apuestas ilegales.



“La intervención policial, ocurrida el 18 de febrero del 2017 en la finca fue consecuencia de una investigación llevada a cabo por los agentes desde el mes de septiembre del 2016 consistente en la intervención y grabación de las conversaciones mantenidas por algunos de los acusados, lo que dio como resultado la localización del evento antes descrito”, señala el tribunal.


Los acusados en Madrid como en Tenerife, Alicante, Murcia, Málaga y Almería, se dedicaban a la crianza y entrenamiento de perros de raza potencialmente peligrosa, sobre todo pitbull o presa canaria, con el objetivo de destinarlos a pelear y establecer un sistema de apuestas.


La Policía Nacional realizó registros en fincas de distintos puntos del país y halló pruebas de maltrato animal. En Fuente del Saz (Madrid), por ejemplo, se descubrieron “17 perros de razas potencialmente peligrosos en muy mal estado de higiene y salubridad con numerosas cicatrices”.


Inhabilitado

En otra propiedad, en Canarias, los agentes hallaron 11 cachorros de perro y 34 perros adultos de los cuales solo tres tenían chip. También numerosa medicación para carnes, recetas médicas, anabolizantes y hasta un ring para las riñas.


Uno de los acusados “les proporcionaba medicación de carácter dopante y no dopante de exclusiva prescripción y administración veterinaria, careciendo de formación para ello”. Y otro,  en Alicante, había montado una especie de centro de adiestramiento con fármacos para potenciar la agresividad de los perros y cintas para correr. 


El criador almeriense reconoció los hechos y se benefició de una rebaja en la condena. Se le condena a inhabilitación especial de tenencia de animales en tres años y cinco meses.


Temas relacionados

para ti

en destaque