“Que se implanten mafias en Almería será más difícil si nos adelantamos”

José María Martín, nuevo subdelegado del Gobierno, no teme por el ritmo del AVE con la crisis

El nuevo subdelegado del Gobierno en Almería posa para las fotografías de esta entrevista
El nuevo subdelegado del Gobierno en Almería posa para las fotografías de esta entrevista Juan Sánchez
Antonia Sánchez Villanueva 20:00 • 10 sept. 2022

Ejidense y licenciado en Derecho, es una de las ‘nuevas’ caras al frente de una institución principal en la provincia. Es funcionario de carrera (del Cuerpo Superior de Administradores Generales) en la Junta de Andalucía, donde también ha ejercido cargos políticos como delegado de Igualdad, Salud y Políticas Sociales (2016-2018) y delegado del Gobierno hasta 2019. También ocupó un escaño en el Parlamento de Andalucía en la X legislatura. Es, por razón profesional pero también por dedicación política, un profundo conocedor de la Administración autonómica. Ahora cambia de tercio y asume la representación del Gobierno de España en la provincia en un momento de crisis por la invasión rusa en Ucrania y sus repercusiones en las economías de todo el mundo y crucial también para la provincia por lo que se juega en infraestructuras, respuestas a la falta de agua y amenazas a la seguridad. 


Llevamos meses escuchando que nos llega un otoño muy complicado con las repercusiones de la guerra de Ucrania. Muchas de esas cuestiones tienen que ver con competencias del Gobierno de la nación. ¿Cómo espera que sea? 

Venimos de una época muy dura por la pandemia, que nos puso a todos a prueba. El Gobierno de España se implicó de una manera crucial, adoptando medidas para que miles de personas no perdieran su empleo y otras de la agenda social que fueron fundamentales. Ahora nos hemos encontrado con la injusta invasión de Putin en Ucrania y una crisis energética que suponen un incremento de la factura eléctrica, del combustible y de la cesta de la compra. Tenemos que estar preparados y ser conscientes del escenario, hacer un gran ejercicio de responsabilidad, no confundir en el mensaje y arrimar el hombro. Desde abril se está bonificando  cada litro de combustible, se redujeron los impuestos eléctricos, y se va a rebajar el IVA del gas, se han adoptado medidas para proteger a los más vulnerables, como el incremento del ingreso mínimo vital, de las pensiones no contributivas, la ayuda de 200 € a familias, el complemento de la beca de 100 € mensuales. Medidas que están suponiendo un balón de oxígeno. 



¿Desde el Gobierno se les advierte a los subdelegados que hay que estar preparados que vienen curvas?

Bueno, estamos preparados para afrontar cualquier escenario. Queremos trasladar el mensaje de que siempre va a estar presente el Gobierno de España en la protección de las clases trabajadoras y de las personas más vulnerables. ¿Qué escenario es el que nos vamos a encontrar? Iremos viendo los acontecimientos. En la actualidad tenemos un IPC en unos niveles que no conocíamos desde hace tiempo y estamos en un escenario que podríamos asimilar a esa crisis que ya vivimos con la pandemia y con un gobierno en el que se sigue protegiendo a la población, buscando soluciones tanto a nivel nacional como internacional, por ejemplo, con la aprobación de la excepción ibérica. Que no quepa duda de que nos vamos a esforzar en todo aquello que sea necesario. 



¿Qué prioridades se ha marcado o le han marcado? 

El Gobierno tenía y sigue teniendo una agenda prevista para Almería en aquellas infraestructuras que van a suponer una transformación o que responden a necesidades de nuestra provincia. A pesar de la crisis por la invasión de Putin en Ucrania, seguimos avanzando. La primera infraestructura transformadora para el futuro de nuestra provincia es la llegada de la alta velocidad. Nunca está de más reiterar el mensaje de que se está trabajando. Se está haciendo un esfuerzo importantísimo por parte del Gobierno, con una inversión en esta línea entre Murcia y Almería de más de 3 mil millones, de los que ya se han ejecutado más de mil.  



¿Esa agenda se puede ver alterada precisamente por estos escenarios de crisis no previstos? 

Nuestra prevision es justamente la contraria. No hay marcha atrás. Se ha dicho por todos los medios posibles por parte del Gobierno. La fecha es el año 2026, es el horizonte en el que estamos trabajando y que vamos a cumplir. Es decir, no son promesas huecas, son hechos que se pueden percibir y que se pueden valorar por la sociedad almeriense. No solo no se va a ver alterada, sino que hay otras inversiones en el ámbito de las comunicaciones. Me estoy refiriendo por ejemplo, a la ejecución, que va a empezar de manera inminente, del enlace de la autovía A7 con la A92 en Viator, un nudo de comunicación bastante importante. También el proyecto de tercer carril entre Almería y Aguadulce, que va a permitir que podamos disponer de una mejor movilidad entre el poniente y la capital y, por supuesto, las obras tanto de emergencia como de mejora El Cañarete. 


¿Quiere decir que la inflación desbocada y la incertidumbre sobre el futuro no van a alterar la agenda de obra del AVE?

La intención del gobierno es cumplir con su compromiso y lo estamos demostrando porque las obras se están ejecutando y a un ritmo que consideramos que es el adecuado para que se siga adelante. No hay ningún escenario previsto que altere esta previsión de inversiones que van a llegar a la provincia de Almería. 


¿No han previsto el escenario de que alguna de la empresa adjudicataria pudiera decir que con este incremento de precio no pudiera seguir?

Bueno, nos tendríamos que remitir a lo que prevé la Ley de Contratos del Sector Público. En ese marco se tendrían que resolver esas posibles incidencias, pero siempre en la clave de solventarlas y de llegar a una solución. 


Martín Fernández, ejidense de 46 años, en el despacho oficial de la Subdelegación
Martín Fernández, ejidense de 46 años, en el despacho oficial de la SubdelegaciónJuan Sánchez


Este tipo de incidencias se pueden resolver, pero afectar a los plazos. 

Si se producen esas incidencias, trabajaremos para que no afecten o afecten lo menos posible a los objetivos que tenemos marcados. 


El presupuesto del próximo año empezará pronto a tramitarse. Entiendo que tendrán propuestas para la provincia.  

Ahora mismo tenemos que priorizar las posibles inversiones que se puedan llevar a cabo, y, por supuesto, la previsión es que cuando se aprueben los presupuestos de 2023 la provincia de Almería se vea bien reflejada en su expectativa. Voy a trabajar en la parte que me corresponde para que Almería esté muy bien tratada en inversión. Nada más en infraestructura, tiene en 2022 un presupuesto de más de 300 millones de euros que supera incluso al presupuesto de toda la Diputación Provincial, por poner una comparativa. Vamos a trabajar para que ese nivel de inversiones se mantenga y se corrijan esas necesidades que la provincia tiene. Ya hemos visto que no siempre ha sido así. 


¿Que Almería se vea bien reflejada es que mantenga la inversión de ahora? 

No, que se atienda al máximo de necesidades dentro las competencias que tiene el Gobierno. En eso vamos a trabajar sin ponernos límites. No quiero olvidar la agenda social del Gobierno. Estamos en una situación de crisis, pero a la sociedad almeriense hay que trasladarle que junto a ella, apoyándola e intentando corregir los posibles efectos, está un gobierno que apoya a las clases trabajadoras. No es lo mismo afrontar una situación de crisis, con un impacto en los precios, con un salario mínimo de 800 €, que afrontarlo con un salario mínimo de 1.000 €. El nivel de temporalidad en la contratación ha descendido de manera importantísima a raíz de la reforma laboral, lo cual conlleva una mejora en las posibilidades de los trabajadores. Todas esas medidas hay que ponerlas en valor quizá al mismo nivel que esa otra agenda de infraestructuras. 



José María Martín, en un momento de la charla con la periodista
José María Martín, en un momento de la charla con la periodistaJuan Sánchez


¿Cómo ha beneficiado la reforma laboral a la provincial de Almería? 

De una manera espectacular en cuanto a la contratación indefinida. Tenemos un sector del manipulado agrícola que se ha visto especialmente beneficiado. 


Otro factor crítico para Almería es el agua. ¿Qué proyectos hay para intentar resolverlo? 

En los próximos meses va a comenzar la obra de defensa de la desaladora del Bajo Almanzora para su puesta en marcha nuevamente y posterior ampliación. Igualmente está prevista la ampliación de la desaladora de Carboneras y la del Campo de Dalias. El recurso del agua desalada va a ser uno de los más importantes, junto con la depuración. El Ministerio de Transición Ecológica suscribió convenios con la Junta de Andalucía para actuaciones en aguas depuradas, entre otras, la ampliación de la depuradora de Roquetas de Mar, de El Ejido y de Adra. Va a estar financiada al 50% por el Gobierno de España y debe ser ejecutada por la Junta de Andalucía. Y esperamos que se ponga en marcha en próximas fechas porque hay una necesidad vital. Al mismo tiempo, a través de los Next Generation, hay fondos destinados a los regantes. Es importante un dato, de los 140 millones que le corresponden a Andalucía, 87 van destinados a Almería. Un compromiso absoluto con la agricultura. 


¿Existe la lealtad institucional real más allá del discurso, o en puertas de un calendario electoral en cuanto se puede se pone la zancadilla? 

Bueno, no solo creo que es real, sino que es deseable y exigible. La ciudadanía nos lo está pidiendo y nos lo está pidiendo a gritos. Tirarnos los trastos a la cabeza es poco aconsejable y creo que reconforta a la ciudadanía cuando las instituciones, sean del color político que sean, se entienden. Si cada institución realizamos de manera eficaz las competencias que tenemos encomendadas, todos vamos a salir beneficiados. Luego la ciudadanía, cuando llegue el momento de las urnas, votará lo que considere oportuno. Y ahí intentaremos llegar con los deberes hechos. 


¿Almería está bien dotada en cuanto a efectivos de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado? 

Bueno, lo que está claro es que la situación actual es mucho mejor que en 2018. Durante estos años ha habido oferta de empleo público que ha supuesto incremento en plantilla. Y no se va a quedar ahí porque recientemente el Gobierno ha incluido a Almería dentro del Plan Especial de Seguridad del Campo de Gibraltar, y eso va a suponer una mejora adicional. El planteamiento es que se cubra el 100% del catálogo de puestos de trabajo en la provincia, tanto de Guardia Civil como de Policía Nacional. Evidentemente, va a suponer una mejora grande. 


¿Incluir Almería dentro de ese plan especial significa que Almería está en ese preocupante punto de implantación de las mafias? 

Bueno, supone una anticipación y una prevención respecto a posibles implantaciones de mafias que ahora mismo, según los datos que he podido conocer, no tenemos constancia de que nos encontremos en una situación similar a otras provincias. Si nos adelantamos, va a ser mucho más difícil que se implanten. Es encomiable el trabajo que están haciendo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. La capacidad de adaptación a los nuevos modos de delincuencia es muy de agradecer y para que se siga en esa línea tendremos que dotarlos de medios. 


Siguen pendiente la nueva Comisaría Central de Almería y el arreglo del cuartel de la Guardia Civil de Roquetas. ¿Hay algún avance sobre estas cuestiones?

En las pocas semanas que llevo en la Subdelegación, la mejora en las condiciones laborales de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad es una prioridad que me he marcado. Estoy en contacto tanto con el coronel de la Guardia Civil como con el comisario principal de la Policía Nacional, y pendiente de un análisis exhaustivo de cuáles son esas necesidades personales y materiales para prestar el importantísimo servicio que dan a la sociedad almeriense. Una vez analizada esa situación, haremos todo lo que tengamos que hacer para que su trabajo se desarrolle en las mejores condiciones, que es lo que queremos garantizarles. 


¿Qué cosas nuevas ha aprendido en este poco tiempo?

Por mi procedencia como funcionario de la Junta de Andalucía y los cargos políticos que he ocupado en ella, esa administración la conozco bastante bien. Al incorporarme a la Administración General del Estado, el mayor cambio de punto de vista está en la responsabilidad en cuanto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Es una cuestión que únicamente la echamos en falta cuando no funciona. Tenemos a más de 2.000 agentes de la Guardia Civil y de la de la Policía en la provincia, prestando un servicio de seguridad que es básico. Si no hay seguridad, el resto de actividades de la vida se dificultan o se hacen imposibles. Yo me voy a implicar y voy a emplear todos los esfuerzos posibles con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para darle la respuesta que realmente necesitan. 


¿No han estado de alguna manera suficientemente bien tratados? 

No diría eso. Yo creo que en cada momento hay una necesidad. Todas las administraciones públicas se vieron afectadas por las restricciones de la no tan lejana crisis económica de 2008, 2009, 2010 y las plantillas de los empleados públicos y las inversiones que estaban pendientes, se resintieron. Posteriormente han llegado otros momentos también complicados. Pero a pesar de eso quiero destacar el esfuerzo del actual Gobierno de España en apoyo y en refuerzo de las necesidades que tienen las las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Yo como subdelegado voy a intentar que se lleven a efecto. 


Temas relacionados

para ti

en destaque