El milagro de una nueva monja en Almería en pleno año 2022

Jhoany Maily Pezo, nacida en Perú, inicia su noviciado de la mano de las Siervas de los Pobres

Jhoany, con las Siervas de los Pobres en Almería.
Jhoany, con las Siervas de los Pobres en Almería.
Álvaro Hernández
18:29 • 19 ago. 2022 / actualizado a las 18:36 • 19 ago. 2022

En plena era de TikTok, con las redes sociales colmando de postureo y las calles llenas con el regreso a la normalidad tras la pandemia, una persona en Almería ha decidido aceptar la pobreza, la castidad y la obediencia como forma de vida.


Su nombre es Jhoany Maily Pezo, procede de Perú, y acaba de iniciar el largo proceso para ser monja de la mano de la casa almeriense de las Siervas de los Pobres, Hijas del Sagrado Corazón de Jesús, congregación fundada en Almería hace ahora 80 años.


“Aunque sea poco a poco, van llegando nuevas vocaciones”, explica a LA VOZ la hermana Yolanda, dedicada a la formación de las novicias que residen en la casa de la Avenida Madre María  Aznar, a caballo entre Los Molinos y Villablanca.



El proceso no es sencillo, ni corto. De hecho, a día de hoy Jhoany no es novicia siquiera: ahora ha arrancado la etapa del postulantado, un paso previo.


En el postulantado (una etapa que Jhoany empezó a caminar el pasado 29 de julio), las chicas aspirantes conocen mejor la congregación y la congregación a ellas.



“Comparte nuestro tiempo de oración, de trabajo; va empezando a estudiar nuestro carisma, lo básico de nuestra fe y va discerniendo si tiene vocación”, desmenuza la hermana Yolanda para LA VOZ.


A los seis meses, empieza el noviciado propiamente dicho, una etapa en la que Jhoany ya pertenecería de pleno derecho a la congregación de las Siervas de los Pobres.



“Se trata de una etapa formativa profunda. Se estudian a fondo las escrituras, moral, sacramentos, votos religiosos, documentos de la Iglesia... Se inicia una vida más ligada a la oración, de encuentro con Jesucristo, para que se enamore de él. Además, en el noviciado empieza también a tener unas pocas responsabilidades en el apostolado”, detalla la hermana Yolanda.


El noviciado es una fase de dos años y, tras ellos, se abrazan los llamados ‘votos temporales’: se compromete a vivir en castidad, pobreza y obediencia, unos votos que se renuevan anualmente durante un período mínimo de cinco años. “Cada año pide q le concedan los votos y a partir del quinto se solicita que sean votos perpetuos”, explica la hermana Yolanda.


“Empezar este proceso es dar un paso más, reafirmar el sí”, reconoce Jhoany por teléfono a LA VOZ.


“Conocí la congregación en Morales, en Perú. Y a través del grupo de oración fui entrando en la congregación. Aquí es sumamente distinto... Cambiar de país, de continente...la cultura, la tradición...”, explica Jhoany, que reconoce sentirse ya “una más de la familia” de las Siervas de los Pobres en Almería.


Dos guarderías en Almería

Con dos guarderías en Almería (una en Pescadería y otra en la zona de Los Molinos-Villablanca), la congregación de las Siervas de los Pobres tiene como misión “la evangelización, dar a conocer el amor de Cristo a todos los pobres y no solo pobres materiales, sino también a los que no conocen a Dios”, explica la hermana Yolanda a LA VOZ. 


“Durante la mañana nuestro postulado principal es la guardería y también tenemos hermanas mayores y por la tarde parroquias, catequesis, visita a enfermos, atender y escuchar en Cáritas.... Nos vienen muchos pobres vergonzantes”, explica la hermana a la hora de desmenuzar las funciones de esta congregación nacida en Almería en 1942.


Temas relacionados

para ti

en destaque