“Nos han robado en la casa con mi mujer dentro tras arrancar una reja de cuajo“

Vecinos de La Cañada hacen patrullas por robos y reclaman iluminación al Ayuntamiento

Los ladrones arrancaron la reja de cuajo para robar este lunes.
Los ladrones arrancaron la reja de cuajo para robar este lunes. La Voz
Miguel Cabrera 19:18 • 09 ago. 2022 / actualizado a las 19:31 • 09 ago. 2022

A Manuel Salmerón se le hizo un poco tarde la noche de este lunes y llegó a su casa, en la zona del Camino Guillén de La Cañada, pasadas las nueve y media. Como el barrio no tiene iluminación, le pareció ver que su mujer se dirigía en dirección a la piscina de la casa.

 

Encendió la linterna del móvil para verla, pero ha había desaparecido, por lo que entró en la vivienda para encontrarse “la reja de la ventada de un dormitorio arrancada de cuajo y la habitación desvalijada”.



Los ladrones se apropiaron de más de 1.000 euros en metálico y de joyas de su mujer, que dormía en un dormitorio contiguo y ni siquiera se había enterado del robo.


Además, los atracadores habían dejado  la caja fuerte, que pesa más de 50 kilos, junto a la ventana, preparada para llevársela. 



Dos minutos antes

“Si hubiera llegado dos minutos antes sabe Dios lo que habría pasado, porque me los habría encontrado dentro. Por suerte, también llegué a tiempo para que no entraran a la habitación donde dormía mi mujer, que estaba sola y totalmente expuesta a ellos”, dice Manuel, quien no quiere ni pensar en qué habría podido pasar si...



Ahora lamenta que el barrio “vive una pesadilla” por los frecuentes robos que sufre y que según los vecinos se ven favorecidos por la falta de iluminación. 


“Aquí no hay una puñetera farola, estamos reventados, anoche no pudimos dormir”, protesta Manuel, de 63 años, quien ha sido profesional de los toros. 

 

Y reconoce que todo el barrio, los vecinos de las calles Paraje Guillen, Balsa Rapalo y Camino Contrabandista, tiene miedo, mucho miedo, porque este robo no es un hecho aislado, ni mucho menos. Como ejemplo, a él mismo le robaron también hace tres años. “Entonces me tiraron medio tabique”, dice. 


Segundo robo

Otra vecina, María del Mar Hernández, explica que este es el segundo robo en menos de una semana, y en los últimos meses han desvalijado un gran número de viviendas. Ayudados por la oscuridad, se llevan de todo, especialmente joyas, dinero y televisores de alta gama.



Los vecinos del Camino Guillén han formado patrullas de vigilancia porque no tienen iluminación.
Los vecinos del Camino Guillén han formado patrullas de vigilancia porque no tienen iluminación.La Voz


Todo ello ocurre ante la impotencia de los vecinos, que tienen que salir en grupos a tirar la basura con linternas y que se han visto obligados a organizar patrullas de vigilancia por turnos.


“Vamos hombres y mujeres, de tres en tres preferentemente, caminando con linternas, entre las nueve de la noche y la una de la madrugada, pero no hay manera de evitar que sigan robando”, se queja María del Mar, quien también lamenta que “el Ayuntamiento no ayuda”.


El problema es que es una zona no urbanizada y el Consistorio les ha dicho que no puede hacer nada. “¿Pero si aquí viven criaturas, cómo es posible que no puedan hacer nada, no pueden ponernos farolas, igual que se permite que vecinos de otros barrios tengan luz en sus casas sin pagarla? Aquí pagamos la luz, el agua y todos los impuestos, pero parece que somos vecinos de tercera. No queremos más derechos que nadie, pero tampoco menos”, protesta Manuel Salmerón.


"Los mismos derechos"

Para ayudarse mutuamente, los habitantes también han creado un grupo de Whatsapp a través del cual se mantienen informados al instante de cualquier incidente. 


Los vecinos afirman estar muy cansados de que no se les escuche desde hace años y continúen “en la oscuridad”, sin iluminación nocturna pese a los innumerables robos que padecen. Y es que, como dice María del Mar Hernández, les han dicho que ni siquiera pueden poner farolas con sus propio medios en zonas que no sean de su propiedad


“Somos conscientes que no vivimos en la Puerta de Purchena, ni en el Paseo de Almería, pero reclamamos los derechos propios de unos vecinos que religiosamente pagamos un IBI que precisamente no es bajo, que para ser zona rural considero que está bien cobrado”, concluye María del Mar.



Temas relacionados

para ti

en destaque