Baja el consumo en el paseo marítimo en plena temporada de verano

“Durante el fin de semana el gasto se anima pero entre semana se nota que está a medio gas”

Terrazas situadas en el paseo marítimo de Almería.
Terrazas situadas en el paseo marítimo de Almería. La Voz
Miguel Delgado Cerero
13:23 • 21 jul. 2022

La temporada de verano alcanza poco a poco su ecuador y la hostería del paseo marítimo de Almería hace balance. Tras desaparecer las restricciones sanitarias decretadas por las diferentes áreas institucionales, como el uso obligatorio de la mascarillas o la distancia de seguridad, han surgido otras dificultades que se han convertido posteriormente en inconvenientes para los negocios locales situados a orillas de la costa mediterránea.


Los bares, heladerías y restaurantes del paseo marítimo Carmen de Burgos viven en estos días su temporada alta, sin embargo advierten que la seria situación económica por la que atraviesan las familias está teniendo consecuencias para los negocios hosteleros. La principal: la disminución de poder adquisitivo que se traduce en un recorte en el gasto por parte de los clientes que se sientan a diario en sus terrazas.


La subida de precios de las materias primas está repercutiendo en los diferentes sectores económicos y sociales. Y lo hace de manera negativa con respecto a años anteriores donde además de no existir el repunte de la inflación, que se situó en el 10 por ciento en el mes de junio, tampoco existían las consecuencias sociosanitarias provocadas por la Covid-19 en nuestro país. A pesar de todo ello, hay quien en este tiempo se conforma con cubrir los gastos que genera mantener abierto su negocio. Aunque hay excepciones.



Hosteleros de la costa

Paco es el encargado del 'Restaurante Willy' y mientras ultima en grandes ollas los guisos que tomarán sus clientes horas después, señala que el transcurso de la temporada en su negocio "no está yendo mal, está la cosa tranquila pero no nos podemos quejar". No obstante, con respecto a los datos alcanzados en 2019, previo a la pandemia, defiende que "falta un poquito por recuperar pero se ha recuperado bastante, la gente viene con ganas de gastar, de comer y de pasarlo bien.



Situación diferente es la que atraviesan las heladerías de la zona, donde se nota que "han bajado mucho las ventas", señala Marta de 'Heladería Daima' mientras ultima el local de su negocio para recibir a los primeros clientes del mediodía. Marta también apunta a LA VOZ que nota a sus clientes más preocupados a la hora de gastar, una situación que podría ser consecuencia de la actual situación económica por la que atraviesa nuestra sociedad. Pero no es la misma situación la que se respira a lo largo de la semana, durante los fines de semana la afluencia en el paseo marítimo y en la playa del Zapillo aumenta y con ello también crece el número de clientes en las diferentes instalaciones hosteleras de la zona. "Durante el fin de semana se animan y durante la semana se nota que están a medio gas, se aprecia que no va como otros años. Es algo que también comparten otros compañeros", señala al mismo tiempo que identifica que "la temporada ha comenzado demasiado tarde, por eso tenemos la esperanza de que remonte".


El bolsillo de los consumidores está más vacío que otros años y eso se traduce en un menor ritmo en el gasto que se realiza en la hostelería. Sumados a las consecuencias que han tenido que sortear los hosteleros a lo largo de estos años, los empresarios locales señalan que la subida de precios de las diferentes materias primas les está condicionando su actividad con los clientes, más conservadores que en años anteriores.



Nuevos negocios

Para aquellos empresarios que decidieron apostar por abrir sus negocios el año pasado, todavía con la nube de incertidumbre que habían dejado los últimos coletazos de la pandemia en la provincia, la situación de la actual campaña veraniega no está haciendo grandes estragos. De hecho para muchos de ellos está siendo una clara oportunidad de crecimiento en este sector. Es el caso de Pedro, encargado del bar 'Santa Clara Playa', que señala que la temporada "va mejor que el año pasado en cuanto a clientela'. Nosotros abrimos el año pasado y solo podemos hacer esa comparativa". Sin embargo, también nota la bajada en el gasto familiar en sus cuentas de gastos: "Gastan menos pero hay más volúmen de gente, se lo piensan mucho y, por lo tanto, el ticket medio ha bajado respecto al año pasado. Hace un año las mesas eran más cuantiosas con respecto al gasto", señala Pedro mientras ya comienza a recibir a los primeros clientes buscando su primera cerveza fresca del día.


La ola de calor y la primera cerveza

Por si fuera poco, la situación climática tampoco acompaña. La ola de calor, que estamos sufriendo a nivel nacional, con temperaturas que rondan los cincuenta grados durante la mañana y los treinta por la noche, está trayendo consecuencias en los hábitos y rutinas de los clientes almerienses. Durante estos días, la hostelería de la playa ha identificado un aplazamiento por parte de los consumidores, que evitan cambiar sus hogares por un vaso de cerveza en las terrazas playeras de Almería. Algo que se traduce en una considerable alteración en los diferentes tramos de ingresos de los bares, en este caso uno de los primeros que se produce en torno al mediodía.


Otro de los tramos importantes que estos negocios tienen en cuenta son los que se producen a las horas puntas de la comida, como el almuerzo o la cena, y posteriormente, las copas. Los bares y restaurantes, además de identificar la bajada del gasto familiar, señalan que el ticket medio de gasto en comida ronda los 15 euros mientras que el de las copas suele ser algo más elevado y se sitúa, de media, en los 20 euros


Los turnos nocturnos de los negocios hosteleros, que comienzan sobre las ocho de la tarde, se han convertido en uno de los tramos de gasto más importantes. Con ayuda de temperaturas más agradables, los consumidores almerienses eligen este tramo del día para salir de sus hogares y elegir el local en el que realizar la cena. "La gente viene más tarde y muchos de ellos retrasan las cervezas del mediodía para tomarlas también por la noche, porque la gente con el calor prefiere estar en la playa o en casa". Estos negocios desarrollan su actividad hasta la una y media de la mañana al frescor del Mediterráneao.


Temas relacionados

para ti

en destaque