Operación Paso del Estrecho: la puerta al reencuentro

Miles de personas vuelven a ver a sus familiares tras dos años de cierre de fronteras

José, Sofía, Lorena y Manuel, voluntarios de Cruz Roja en su primer día.
José, Sofía, Lorena y Manuel, voluntarios de Cruz Roja en su primer día. La Voz
Helena Sánchez
13:56 • 11 jul. 2022 / actualizado a las 16:51 • 11 jul. 2022

Loubnaa una joven marroquí que vive en Holanda espera impaciente e ilusionada junto con sus hermanos y su padre en la zona habilitada del Puerto de Almería para embarcar en el ferri destino Melilla con un único fin, volver a abrazar a su abuela.  La joven de 26 años explica que debido a la pandemia no han podido viajar pero que no había día que no pensara en ese rencuentro.


Se han hecho horas de viaje en coche y llevan durmiendo una noche en la ciudad, su familia tiene suerte, duermen en un hotel cerca de la zona, pero no todo el mundo puede permitírselo, como su amiga Imrane, en su caso, la única opción es dormir en el coche o en los bancos de la zona de espera del Puerto, algo que ella y su familia llevan haciendo desde hace dos días a la espera de volver a Nador, y también, volver a ver a sus seres queridos. Como estas familias se encuentran muchas otras, en diferentes condiciones pero con el mismo fin. 




Este parón de dos años ha traído también una subida del precio de ticket desde 2019.  De 46 euros por persona que valía antes a 90, relata Rachid, un trabajador del comercio de alimentación situado dentreode la zona del Puerto. "Hay mucha más gente que antes de la pandemia, pero también todo está más caro", expresa Rachid. Explica también que ayer, 10 de Julio, fue el día que más gente marchó, debido a la Fiesta del Cordero, una celebración en la que se sacrifica a este animal conmemorando el pasaje del Corán y que es considerada como la festividad más importante de la comunidad musulmana. "La gente está deseando irse", dice este trabajador que ve las ansias de sus clientes cada día y comenta que nunca ha vendido tantos productos como este año. 




Cruz Roja y sus programas 

Cruz Roja también se ha adaptado a esta vuelta tras el Covid-19. Juan Aro, voluntario y encargado de los voluntarios, nos cuenta que nunca había visto un año así, pero hay muchos voluntarios, sobre todo jóvenes, dispuestos a ayudar y diferentes programas para hacer que esta operación salga lo mejor posible. Entre los programas está la guardería de la OPE, que comenzará este jueves.



Lorena, Sofía, José y Manuel, jóvenes que se estrenan como voluntarios hoy 11 de Julio, se han puesto manos a la obra para que todo esté a punto para su uso, montando espacio de videojuegos, casitas y cocinas de plástico para los más pequeños, todos con mucha ilusión por aportar algo y hacer que la estancia de los niños que se encuentran ahí sea lo más amena posible. La ONG tiene preparados libros para colorear para todos los niños. Además de algo que no se ha hecho ningún año, se trata de un QR que se desarrollará más adelante con juegos sencillos y didácticos.


En cuanto al tema sanitario, la organización no se queda atrás y ha incorporado varios proyectos que reducen el riesgo de que llegue a pasar algo serio, como en otros años sí ha pasado, comenta Aro. El más importante la atención de urgencia, enfermeros y médicos voluntarios se encuentran en el propio puerto a la espera de actuar rápido en la zona habilitada o trasladar al hospital o farmacia en el coche oficial con el que cuentan para cualquier imprevisto sanitario.


Otra medida es la patrulla de bicis que realizan diariamente varias rondas para garantizar que está todo en orden y vigilando sobre todo que no se dejan a ningun niño dentro del vehículo, algo que antes solían hacer mientras los padres compraban los tickets del trayecto y que algún susto dio, es por ello que ahora tienen como prioridad estas rondas. 


Otilia, enfermera del Hospital del Poniente y voluntaria nos aclara que este año mucha gente ha acudido con fiebre, pero no ha sido Covid, de hecho no han registrado ningún caso, creen que puede deberse a las altas temperatura relacionadas con la gran cantidad de horas de viaje y las pocas paradas de descanso, pero ninguno de los enfermos ha llegado grave este año. 



Otilia, enfermera del Hospital El Poniente, en la sala de enfermería habilitada para Cruz Roja.
Otilia, enfermera del Hospital El Poniente, en la sala de enfermería habilitada para Cruz Roja.La Voz


Una incógnita

Posiblemente se trate de la Operación Paso del Estrecho más incierta, no se podía hacer una previsión realista de como iba a tracurrir este periodo del 15 de junio hasta el 15 de agosto de 2022, se sabía que la gente iba a estar deseando volver, pero aún así esas más de 400.000 personas que han pasado por el puerto y  que han sido ayudados por Cruz Roja, ha sido una cantidad muy elevada, las cifras respecto a 2019 se han doblado.


Comentaba una colaboradora de la ONG que no solo ha habido un aumento de esas cifras, sino que el perfil de personas que ahora llegan es muy diferente al de hace años, vienen con "cochazos", Jaguars, Audis ..., se nota que económicamente ha habido una evolución, y muchos son los hijos de familias que años atrás eran obres, pero que sus hijos al llegar a Europa, han conseguido mejorar económicamente. "Al final siempre vienen los mismos pero esos niños han crecido y han ascendido socialmente y ahora pueden tener mejores condiciones en ese viaje que desde pequeños realizan", expresó la voluntaria. 



Personas junto a sus coches a la espera de poder coger el ferri de las diez de la noche.
Personas junto a sus coches a la espera de poder coger el ferri de las diez de la noche.La Voz



Temas relacionados

para ti

en destaque