Almería tiene el mayor número de balsas de toda Andalucía

Se contabilizan en torno a las 25.000 balsas, una buena parte de ellas asociadas a cultivos

Mapa con la distribución de las balsas de riego.
Mapa con la distribución de las balsas de riego. La Voz
Antonio Fernández 20:30 • 03 jul. 2022

La provincia de Almería se ha convertido en la ‘campeona’ de Andalucía por el número de balsas que se ha contabilizado en el último informe elaborado por la Junta de Andalucía de “Inventario y Tipificación de Pequeñas Masas de Agua” realizado a través del sistema de la fotointerpretación.


Un estudio que señala la existencia de alrededor de 25.000 balsas repartidas por toda la geografía provincial, desde las zonas de cultivos intensivos hasta las comarcas del interior o aquellas que son utilizadas para el suministro tanto a poblaciones como a los cultivos en cada uno de los términos municipales.


Aunque la concentración es mayor en las zonas de agricultura intensiva, en realidad este tipo de estructuras destinadas al almacenamiento de agua están presentes en todos los rincones de la geografía provincial y atienden las necesidades de todas las actividades desarrolladas por el hombre.



El ‘otro’ pantano

Atendiendo a la tipología, esas 25.000 balsas pueden acumular en torno a tres millones de litros de agua, al presentar una capacidad media que supera los cien metros cúbicos. Esa es, de hecho, una de las diferencias con los datos del resto de las provincias andaluzas que, en general, presentan un tamaño medio más reducido que las de Almería.



Según recoge ese último informe publicado por la Consejería de Agricultura, las balsas identificadas en la región poseen una superficie mínima de 700 metros cuadrados, “exceptuando las zonas de invernaderos -como las de la provincia de Almería- que tienen la particularidad de concentrar un enorme número de pequeñas balsas de riego de menor tamaño que la media andaluza”.


Señala también que a pesar de tratarse de “pequeñísimas masas de agua”, el número de estos depósitos, en torno a los 7.000, “es tal que su superficie total no resulta nada despreciable, acercándose a las 300 hectáreas de superficie”, la superficie que ocuparían alrededor de 300 estadios de fútbol.



Tipologías

A la hora de censar las balsas existentes en la provincia se han tenido en cuenta todas las que aparecen en los mapas, cartografías o imágenes que son consideradas artificiales  como seminaturales que se destinan a acumular los recursos hídricos en cada zona de la provincia.


El catálogo resultante identifica y registra todas las estructuras que se componen de un ‘vaso’, excavado en el terreno o con los lados de un desmonte o terraplén, impermeabilizado con algún material que le proporciona estanqueidad (geomembranas sintéticas, arcillas u hormigón armado, o es construida sobre terrenos suficientemente impermeables. Incluye también las balsas ejecutadas en hormigón u obra de fábrica.


La amplia distribución aporta otro beneficio y es que, además de constituir una forma de almacenar agua, cumplen con una función ambiental ya que pese a su carácter artificial, constituyen humedales artificiales al ofrecer un hábitat para la fauna y contribuir a su expansión en zonas que, por su clima y escasez de recursos hídricos, resultarían inhóspitas para un buen número de especies.


Líder andaluz

A la hora de analizar la distribución de las balsas en la comunidad autónoma aparecen como las provincias con mayor cantidad las de Almería y Huelva, atendiendo a la cartografía de aquellas que presentan superficies de más de 700 metros cuadrados. Entre ambas provincias sumarían en torno al 40 por ciento del total andaluz. Sin embargo, según el informe elaborado por la Junta, al incluir las balsas de menos de esa superficie, Almería resulta como ganadora absoluta en las estadísticas ya que suma más de la mitad de todas las existentes en la comunidad andaluza.


Por provincias, la de mayor número de balsas es la de Almería, seguida por la zona occidental de Andalucía, con Huelva a la cabeza, la zona centro de la provincia de Jaén y una zona que abarca Sierra Morena y una parte del Valle del Guadalquivir. A mayor distancia se sitúa las provincias de Granada, Málaga y Cádiz.


La que mayor vocación agrícola presenta en cuanto a su número de embalses de pequeño tamaño es precisamente la provincia de Almería, tanto por el desarrollo de los invernaderos como por la cultura del agua que arrastra la provincia, acostumbrada a buscar la forma de garantizar la disponibilidad de recursos en los momentos de mayor demanda. En el resto de la región los usos incluyen tanto los ganaderos como los industriales o las que atienden a las zonas mineras.


Temas relacionados

para ti

en destaque