Sale la venta la sala de fiestas Haris por 600.000 euros

Se trata de una gran nave de casi mil metros en la Avenida de Montserrat

La sala de fiestas, desde la Avenida del Mediterráneo.
La sala de fiestas, desde la Avenida del Mediterráneo.
Manuel León 23:31 • 25 abr. 2022

Han puesto a la venta en la Avenida de Montserrat la antigua sala de fiestas Haris, un referente durante varios años de conciertos en directo en el extrarradio de la ciudad.


Ahora sale al mercado como una nave industrial de 935 metros cuadrados con necesidad de reformas por un precio de 600.000 euros. La instalación cuenta con dos alturas con 500 metros de suelo y 440 en segunda planta con opción para aprovechar la licencia del local.


La inmobiliaria Adriko que la saca al mercado  asegura que se trata de un  espacioso inmueble  con grandes posibilidades como discoteca, pub, tienda 24 horas o gimnasio situado en una zona de carretera de mucho tránsito, justo debajo del puente de la Avenida del Mediterráneo. Su distribución es diáfana con grandes ventanales y se anuncia como una gran oportunidad de inversión. El local estuvo abierto como sala de fiestas hasta 2019. En sus últimos tiempos Haris se fusionó con la Discoteca Drácena con sala, reservados y zona vips con actuaciones musicales en directo de música electrónica. Sin embargo, su actividad no duró demasiado tiempo.



Entre las últimas actuaciones anunciadas en el antiguo local estuvo la del cantante Alfred García, que se programó pero tuvo que ser cancelado por falta de algunos requisitos legales.  También hubo otras actuaciones como el concierto de La Tribu, a beneficio de A toda Vela, Salvi Fernández, Omaroff, Blietz, José Lozano o Augusto Egea.


Al lado de Haris Social Club estuvo la célebre panificadora de Harispan que fue demolida hace dos año para convertirse en una gasolinera de bajo coste de la marca Plenoil. El antiguo edificio se encontraba en mal estado. 



Esa zona entre la Avenida del Mediterráneo y la Avenida de Montserrat es una de las millas de oro de la expedición de combustible en la ciudad. En menos de un kilómetro cuadrado se apiñan hasta cinco estaciones de servicios convencionales y de bajo coste. 


Esa zona límitrofe con la Autovía del Aeropuerto ha quedado como una zona industrial aunque algo degradada cercana también  a las vías del tren que parten ele enclave. Hay talleres de vehículos y comercios al por mayor atendidos por tenderos orientales. 



La decadencia de las viejas discotecas

El concepto de ocio nocturno a través de grandes discotecas y salas de baile o conciertos parece que pierde fuelle en los últimos años en Almería. Los estilos musicales cambian y también las fórmulas de regentar los establecimientos de ocio. Las discotecas setenteras y ochenteras, como las míticas Galaxia en El Alquián o Garaje Central, en el centro de la ciudad se van quedando cada vez más atrás en el tiempo.


Temas relacionados

para ti

en destaque