Los médicos almerienses se organizan para objetar contra la eutanasia

El Colegio Oficial elaborará una lista con los profesionales que se opongan a aplicarla

Francisco Martínez Amo, presidente del Colegio de Médicos de Almería.
Francisco Martínez Amo, presidente del Colegio de Médicos de Almería. La Voz
Miguel Cabrera 20:59 • 08 abr. 2022

El Colegio Oficial de Médicos de Almería va a elaborar un listado de los profesionales colegiados en la provincia que quieran declararse objetores de conciencia respecto a la aplicación de la Ley de la Eutanasia. 


La decisión de elaborar esta lista, que se hará en todas las provincias de Andalucía, se ha adoptado en una reciente reunión organizada por el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos (CACM), al que han asistido responsables de las comisiones de deontología y presidentes de todas las provincias de la comunidad.


En este encuentro, “donde se pusieron los puntos sobre las íes" en relación a este polémico asunto, como destaca Francisco Martínez Amo, presidente del Colegio de Médicos de Almería, se llegó a la conclusión de que, si bien “hay que respetar la ley, también hay que hacer lo propio con la objeción de conciencia”.



Y es que, añade, “hay muchos médicos -entre los que se incluye él mismo- que piensan que la eutanasia no es un acto médico”. “A mí en ninguna asignatura de la carrera me enseñaron cómo quitar la vida a una persona, sino a curarla y a intentar salvársela”, explica.


En este punto, también precisa que hay casos extremos en los que cualquier médico podría estar de acuerdo, como por ejemplo los de pacientes terminales que lleven muchos meses intubados y con graves sufrimientos, a los que por humanidad se puede “quitar esa vía artificial que le mantiene en vida”.



Lista de profesionales

Sin embargo, para otros casos los colegios de médicos andaluces consideran aconsejable que los profesionales que  por sus principios no puedan aplicar la eutanasia se declaren objetores de conciencia a priori y de forma clara y manifiesta. Por ello, ya se está elaborando un documento para que sea firmado por todo aquel facultativo que lo desee, y para evitar que la objeción se plantee de una forma sobrevenida, cuando un médico se enfrente a una orden de practicar una eutanasia. “Si hay una ley vamos a cumplirla, pero también hay que aceptar el derecho a la objeción de conciencia”, concluye Francisco Martínez Amo.



Precisamente estos días atrás, el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos ha emitido un comunicado sobre la reciente Ley de la Eutanasia, en el que, como sostiene el presidente del almeriense, se pretende aclarar que “la eutanasia no debe ser considerada en sentido estricto como un acto médico”.


Según el CACM, la eutanasia es “un acto fuera de la medicina, que busca deliberadamente producir la muerte como un acto finalista, que ha sido rechazada por la Medicina y los médicos siempre y en todo momento, desde el Juramento Hipocrático hasta las recientes declaraciones de la Asociación Médica Mundial”.


Además, señala que la eutanasia “violenta la tradición milenaria de la deontología médica que rechaza siempre hacer el mal (primun non nocere), promoviendo que el médico intente la curación o mejoría del paciente siempre que sea posible. Cuando ya no lo sea, permanece la obligación de aplicar las medidas adecuadas para conseguir su bienestar”.


En tercer lugar, los colegios defienden que el acto médico “siga siendo la acción de curar, mejorar y aliviar; cuando esto no sea posible acompañar, eliminar el dolor y el sufrimiento, y procurar bienestar y dignidad en el momento final de la vida de nuestros pacientes”.


Y por último entienden “que la eutanasia ni es, ni será nunca un acto médico, por ser contraria a los valores y principios más esenciales de la profesión médica, que está indisolublemente ligada a la protección de la salud, la integridad y la vida de los pacientes, y nunca a acabar con ella”.


Temas relacionados

para ti

en destaque