Todos firmes con el brazo en alto

Era el obligado rito nacional que había que cumplir hasta en el colegio durante la posguerra

Una tarde del mes de diciembre de 1946, a esas horas en las que una nube de humo de tabaco y de vaho envolvía en una capa de niebla el gran salón del Café Colón, tres hombres con abrigos negros, cubiertos desde el cuello hasta los tobillos, penetraron en la sala como si fueran a conquistarla. Uno de ellos, con voz firme y apariencia castrense, se colocó en la tarima que servía de escenario a las orquestas y se dirigió a los clientes pidiendo que todo el mundo se pusiera de pie, en posición de firme y con el brazo en alto, que había que saludar al nuevo Gobernador civil que acababa de tomar posesión en Almería y en las tablas del mítico café del Paseo.



Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/229238/todos-firmes-con-el-brazo-en-alto

 

Temas relacionados
Eduardo de Vicente Tal como éramos

para ti

en destaque