Las dos caras del día de Reyes

La euforia acababa siempre disipándose por el regreso a la escuela al día siguiente

Dos niños, los hermanos Manolo y Anita Blanes, estrenando sus juguetes  en una mañana de Reyes.
Dos niños, los hermanos Manolo y Anita Blanes, estrenando sus juguetes en una mañana de Reyes. La Voz

Soñábamos con que nos dieran las vacaciones de Navidad para sentirnos libres y gozar del privilegio de levantarnos tarde. Sufríamos los madrugones del invierno, que los llevábamos grabados en el pecho como una cicatriz, y contábamos los días que faltaban para aparcar las obligaciones y dormir a pierna suelta. Sin embargo, por esas extrañas paradojas que tiene la infancia, desde el primer día de vacaciones experimentábamos un cambio de ánimo que nos transformaba los planes y de pronto, en vez de levantarnos tarde, saltábamos como resortes de la cama para apurar los días hasta el último trago.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/229019/las-dos-caras-del-dia-de-reyes

 

Temas relacionados
Tal como éramos Eduardo de Vicente Reyes Magos Tradiciones

para ti

en destaque