Plan para invertir 2.500 millones en solucionar los problemas del agua

La Junta ya admite que no es posible autorizar nuevas ampliaciones de regadíos

De la buena gobernanza del agua dependerá el cumplimiento de los objetivos del Plan
De la buena gobernanza del agua dependerá el cumplimiento de los objetivos del Plan La Voz

La Junta de Andalucía ya ha definido cuáles serán sus políticas en relación con los recursos hídricos desde este próximo año y hasta 2027. Se trata del proyecto del Plan Hidrológico de las Cuencas Mediterráneas, que analiza la situación actual, las actuaciones necesarias, las inversiones a realizar y los objetivos que se plantea.


Un plan que ya ha entrado en la fase de comunicación y consulta con todos los sectores afectados y que establece como objetivo la consecución del buen estado de las masas de agua en ese horizonte del año 2027, salvo exenciones ante la ardua tarea que hay que realizar.


Unos objetivos que se completan con la protección del dominio público hidráulico, la satisfacción de las demandas y un desarrollo sectorial y regional armonizado que racionalice los usos del agua.



Seguridad hídrica
Se establece además la necesidad de conseguir la seguridad jurídica para las personas, la protección de la biodiversidad y de las actividades socioeconómicas en relación con el cambio climático con acciones como la búsqueda de la eficiencia de los recursos o la eliminación de las emisiones de gases de efecto invernadero.


En la búsqueda de esos objetivos se incluye, dentro del plan España Circular 2030, una mejora progresiva en la eficiencia de los usos del agua que permitan una reducción del 10 por ciento de la demanda y un incremento también del 10 por ciento en los planes de reutilización del recurso.



Estado crítico
La administración hidráulica parte de una situación ciertamente complicada, sobre todo en lo que se refiere a las masas de aguas subterráneas, de las que depende en gran medida el regadío de la provincia. En base a los estudios realizados se comprueba que las 14 masas repartidas por la geografía provincial todas, sin excepción, se encuentran en mal estado desde el punto de vista cuantitativo y sólo dos, las de Sierra de las Estancias y la Cuenca del Río Nacimiento, presentan una mejor situación desde el punto de vista de su estado químico.


Por otra parte cinco de ellas, la Cubeta de El Saltador, Río Aguas, Campo de Níjar, Medio y Bajo Andarax y Campo de Dalías-Sierra de Gádor, son declaradas “en riesgo de no alcanzar el buen estado” por los ciclos de planificación anteriores y con vigencia de sus efectos en la actualidad.


Las inversiones
Para alcanzar esos objetivos se ha diseñado un programa de medidas que llevan aparejadas unas inversiones que en su conjunto suman cerca de 2.500 millones de euros en los cinco próximos años. En el desglose de esa planificación se establecen en 1.119,6 millones de euros las aportaciones de la Administración General del Estado.


Otros 1.239,2 millones de euros correrán a cargo de la Junta de Andalucía. Los ayuntamientos tendrán que hacer frente a unas inversiones que sumarían cerca de 50 millones de euros, mientras que los usuarios de las aguas aportarían algo más de 30 millones de euros. Quedarían por consignar alrededor de cinco millones de euros que aún no han sido definidos.


La delegada territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Almería, Aránzazu Martín, afirma al respecto de ese plan de inversiones que la Junta, con este proyecto, “asume sus responsabilidades”, y al mismo tiempo “pedimos al Gobierno central que haga lo mismo, así como a las administraciones locales, para poder cumplir los objetivos propuestos”. Algo similar a lo que les pide a los regantes “que tienen mucho que decir en este plan”, y que no duda en que se implicarán “como de hecho ya están haciendo en varias de las cuencas hidrológicas”.


Sobreexplotación
Una de las cuestiones en las que se pone el acento es en el intenso trabajo a realizar en torno a la recuperación de unos acuíferos sometidos durante mucho tiempo a la sobreexplotación, que determina la mala situación en la que se encuentran la mayoría de ellos.


En ese sentido, será necesario poner límites al uso de unos recursos que ya son escasos y que probablemente lo serán más si no se cumplen los objetivos. El director general de Aguas de la Junta de Andalucía, Fernando Delgado, en una reciente jornada de presentación del nuevo Plan Hidrológico señaló que en el momento actual “no podemos permitirnos crear ni una hectárea más de regadío porque no disponemos de recursos suficientes para atender esas demandas”, un tema sin duda delicado pero necesario hoy por hoy.


Control del agua
Las demandas actuales de agua suman 1.305 hectómetros cúbicos en la provincia. De ellos 337,32 se destinan al consumo urbano; otros 908,69 son para extender el regadío; 4,04 para la ganadería; 30,07 para golf y otros usos recreativos y 25,15 para la industria.

El Plan que ahora se presenta prevé reducir esa demanda a 1.259 hectómetros cúbicos; se reducirá en usos urbanos hasta 336.70 y en regadíos hasta 850,75 Hm3. Aumenta la demanda anual a 4,06 hectómetros cúbicos en la ganadería; 40,85 en golf y otros usos recreativos, y a 27,27 en el sector de la industria.


El plan está pensado para ir reduciendo las aportaciones de los acuíferos subterráneos incrementando otras aportaciones, especialmente la reutilización de aguas residuales y la de las aguas desaladas.

 

Temas relacionados
Agua Comunidades de regantes

para ti

en destaque