Dos años para cambiar unas porterías

El Ayuntamiento de Almería abandona las pistas de El Puche entre promesas de mejoras

Estado de una portería en el Puche, justo antes de caerse de manera definitiva
Estado de una portería en el Puche, justo antes de caerse de manera definitiva La Voz
Javier Pajarón
11:34 • 23 nov. 2021

Las pistas deportivas de El Puche tenían hasta hace unas semanas unas porterías sostenidas por cuerdas atadas a las rejas del perímetro. Las estructuras no estaban niveladas ni alineadas con el dibujo del campo. Tampoco ofrecían garantías de seguridad para los niños. Hoy, esas porterías son una sombra. O más bien un recuerdo. Los hierros de una de ellas han sido sustituidos por montones de piedras para acotar mínimamente un espacio para jugar, un lugar donde hacer deporte aunque en los márgenes se acumulen basuras.

La situación es conocida por el Ayuntamiento de Almería tras la petición formalizada por la Asociación Ítaca, usufructuaria del local anexo a las pistas de El Puche Sur. Sin embargo, dos años después los jóvenes siguen jugando en un recinto miserable.

La Concejalía de Deportes y Agricultura cuenta con una partida económica para el mantenimiento de instalaciones deportivas. El concejal Juan José Segura aseguró que las pistas de El Puche serían incluidas dentro del programa de reparaciones y mejores previstos para la ciudad.

La opción sería la colocación de unas porterías antivandálicas, similares a las utilizadas en otros puntos de la ciudad como las pistas deportivas de la Avenida del Mediterráneo, junto al Auditorio Maestro Padilla, según manifestó Segura. Sin embargo, dos años después de la solicitud, El Puche sigue esperando y las porterías se han caído a trozos.

En el mismo recinto deportivo se pueden encontrar unas estructuras de calistenia igualmente colocadas por el Ayuntamiento de Almería y cuya conservación es buena, dentro del desgaste propio de recursos al aire libre.

El Puche es uno de los barrios más pobres de la provincia de Almería, con mayores tasas de desempleo y de abandono escolar. Además, en los últimos años sufre una explosión demográfica que ha hacinado a miles de personas en viviendas precarias (incluso en chabolas) y resta oportunidades a los jóvenes.





Temas relacionados

para ti

en destaque