La Legión presenta el IV Tomo de su Historia, “último hito del Centenario”

El general de división Julio Salom preside el acto que repasa los últimos 25 años de la Legión

El 1 de junio de 1995 el teniente coronel José Manuel Muñoz Muñoz cruzó por primera vez la barrera de la base Álvarez de Sotomayor de Viator al frente de una formación de 200 militares. La Legión había encontrado en Almería un nuevo hogar y el punto y seguido en un proceso de transformación y modernización. Un cuarto de siglo después, la historia legionaria parece irremediablemente unida a la provincia y escribe desde La Alpujarra a Pulpí, desde Los Vélez a la Bahía de Almería, algunos de sus episodios más brillantes.


Este viernes el Patio de los Naranjos, corazón del cuartel de La Misericordia, celebró la presentación del IV Tomo de la Historia de la Legión. No es solo la puesta de la largo de un estudio sobre los hitos recientes de la Brigada Rey Alfonso XIII, sino todo un acontecimiento dentro de la llamada Cultura de Defensa.


Los tomos se han ido presentando cada 25 años y la última estación para llegar al Centenario (20 de septiembre de 2020) tiene una especial significación para Almería, el escenario más reciente, y para Ronda (Málaga), que cumple ahora 40 años de la llegada de los legionarios del IV Tercio.




El general de división Julio Salom, jefe del Estado Mayor de la Fuerza Terrestre, con sede en Sevilla, presidió el evento en La Misericordia ante una nutrida representación de militares, incluido e general de brigada jefe de la Legión, Melchor Marín Elvira. “Hacemos un ejercicio de responsabilidad y tenemos la obligación moral de escribir nuestra historia”, explicó el general de división Miguel Ballenilla y García de Gamarra, coordinador del tomo. “El libro debe servir de ejemplo para los futuros legionarios”. La edición cuenta con imágenes del subteniente José Luis Canelo, del que Ballenilla afirmó que “ha aprendido a fotografiar el espíritu de la Legión” y ensalzó la calidad de su trabajo artístico.


El general de división Julio Salom destacó la presentación del libro como “último hito de los actos del Centenario”, celebraciones por las que felicitó al general Melchor Marín y a su antecesor, el general Marcos Llago, también presente este viernes en el patio del cuartel de La Misericordia.




 Salom subrayó en su intervención el esfuerzo realizado durante los últimos meses en la lucha contra el coronavirus y, al mismo tiempo, la capacidad de la Legión para atender la conmemoración de su Centenario en un contexto tan complejo. A criterio del general Salom, este IV Tomo mejora la edición anterior, con una planificación más detallada. Por ello felicitó a los coordinadores de la obra y a todos los colaboradores, que han ayudado a enriquecer el resultado final.


Misiones

La obra cuenta con un apartado sobre el gran salto de la Legión en estos 25 años que es, sin duda, la proyección a misiones internacionales. A principios de los 90 la Legión había participado en las primeras experiencias en Latinoamérica y envío dos grupos tácticos (Málaga y Canarias) a Bosnia-Herzegovina en 1992 y 1993.


Durante estos años, las unidades legionarias han participado en misiones internacionales en Irak, los Balcanes, Afganistán, Congo, Mali, Líbano y, de forma puntual, en otros despliegues de las Fuerzas Armadas españolas.  El IV Tomo de la Historia de la Legión pone el acento en estas proyecciones al exterior y en el papel de los legionarios como punta de lanza de las Fuerzas Armadas en escenarios internacionales.


El evento de este viernes tuvo aforo limitado. No hubo autoridades civiles, pero sí una importante presencia de mandos legionarios procedentes de Ronda (Málaga), Ceuta, Melilla y Alicante. La celebración se cerró con un concierto a cargo de la Unidad de Música de la Brigada de la Legión y con un cóctel para un centenar de invitados.
 

Patrocinadores y el arte de la fotografía

El IV Tomo de la Historia de la Legión está coordinada por el general de división Miguel Ballenilla y patrocinada por Ingeniería de Sistemas para la Defensa (ISDEFE) y la Fundación Museo del Ejército. Ambas entidades estuvieron representadas por Jesús Alonso y Francisco Ramos Oliver respectivamente. La obra cuenta con fotografías del subteniente José Luis Canelo, conocido por sus espectaculares imágenes de las misiones, las maniobras y las celebraciones de efemérides en la Legión durante las últimas dos décadas. Su trabajo fue especialmente ensalzado por el general Ballenilla.


 

Temas relacionados
Defensa Legión

para ti

en destaque