El puerto en los días de temporal

Cuando se metía el temporal de poniente el puerto se quedaba desolado

El mar se levantaba como un gigante y subía los peldaños de la escalinata del puerto empujado por la fuerza del viento de poniente.
El mar se levantaba como un gigante y subía los peldaños de la escalinata del puerto empujado por la fuerza del viento de poniente.

Ese puerto amable y familiar que nos abría los brazos los domingos, que nos acogía como un vientre materno, que nos invitaba a fugarnos, se convertía en un animal temible cuando se metía el temporal de poniente.



Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/223624/el-puerto-en-los-dias-de-temporal

 

Temas relacionados
Eduardo de Vicente Puerto de Almería Temporal Historia Tal como éramos

para ti

en destaque