La ropa que nos ponían los domingos

Había que respetarla, había que cuidarla como si lleváramos encima un tesoro

Un grupo de niños de los años 70 en un día festivo, subidos en una terrao con la Alcazaba de fondo. Iban vestidos con un rigor de adultos.
Un grupo de niños de los años 70 en un día festivo, subidos en una terrao con la Alcazaba de fondo. Iban vestidos con un rigor de adultos.

La ropa de los domingos  no se mezclaba con la de diario. Ocupaba el mejor rincón del armario, como si perteneciera a una clase superior. La ropa de los domingos nos esperaba pacientemente durante toda la semana, aguardando que llegara su momento para invadirnos y hacernos suyos. Siempre tuve la sensación de que era ella, la ropa de los domingos, la que se ponía mi cuerpo, la que me atrapaba y me hacía sentir un forastero cuando me colocaba delante del espejo.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/223442/la-ropa-que-nos-ponian-los-domingos

 

Temas relacionados
Eduardo de Vicente Tal como éramos Historia Centro Histórico

para ti

en destaque