La procesión de los ciegos y sus lazarillos

Al terminar la guerra, Almería era la provincia con mayor porcentaje de ceguera

Todas las noches, a las ocho en punto, sacaban una pizarra a la puerta de la delegación provincial de la ONCE con el número premiado en el sorteo.
Todas las noches, a las ocho en punto, sacaban una pizarra a la puerta de la delegación provincial de la ONCE con el número premiado en el sorteo.

Cada 13 de diciembre, por Santa Lucía, los ciegos se vestían con sus mejores ropas para asistir a la solemne misa que ofrecía el obispo para conmemorar el día de su patrona. Era el día señalado en rojo en el calendario para darle gracias a la santa y seguramente, para muchos de ellos, el único del año en el que participaban en el sacramento de la comunión, que aquel día era de obligatorio cumplimiento.



Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/223250/la-procesion-de-los-ciegos-y-sus-lazarillos

 

Temas relacionados
Tal como éramos Eduardo de Vicente ONCE Historias de Almería

para ti

en destaque