“Nene, vacúnate, no tengas miedo”: la Plaza Pavía se llena de esperanza

Homenaje del Distrito Almería a Toñi Gómez, todo un icono en el barrio con su vídeo viral

Simón Ruiz
22:10 • 29 sept. 2021 / actualizado a las 22:20 • 29 sept. 2021

Al filo de las dos de la tarde, Toñi Gómez Fernández (Almería, 1982) se afana en preparar una ensaladilla rusa junto a su hija María del Pilar. Acaba de hablar en la Cadena SER con Alfredo Casas después de una mañana ajetreada y, entre tanto periodista concentrado en la Plaza Pavía,  parece haberse convertido en “la Belén Esteban”.
Toñi ya es famosa en su barrio porque un vídeo grabado hace casi dos semanas, en el que animaba a los vecinos de su barrio, en pleno mercadillo, a vacunarse contra el coronavirus, se ha convertido en viral.


Se me ocurrió, nene, porque la gente no se quiere vacunar. Tienen miedo. Entonces hay que pedirles que se vacunen porque es para un bien nuestro, que no pasa nada (...) Y gracias a mí, mira todos los que han venido hoy también a que les pinchen, He traído a dos y ahora van a venir otros dos”.


30 en dos horas



En efecto, cuatro enfermeras del Distrito Sanitario Almería de Atención Primaria concluyeron su jornada de ayer, entre las once de la mañana y la una del mediodía, con casi una treintena de vacunas menos que quedan en las neveras de Salud. En reconocimiento a esa labor de concienciación, los tres máximos directivos del Distrito, Teodoro Gómez, Miguel Zapata y Gloria Benavides, junto a la enfermera Inma Hernández, regalaron a Toñi Gómez un poster enmarcado con el cartel que anunciaba la cita con la vacunación de ayer en Plaza Pavía con su imagen y el lema ‘Vamos niño a la vacuna’. Para endulzar esta “amargura” de “la Covid”, le  obsequiaron con una bandeja de pasteles comprados en el ‘Bombón’.


Vacunada desde el verano pasado, Gómez Fernández se sabe “toicas” las farmacéuticas que han puesto en el mercado los sueros, desde la Janssen hasta la Moderna pasando por la Pfizer y la AstraZeneca, “que ya no está”.  “Nene, esto tiene que acabar ya porque estamos amargados”, insiste, mientras su prima Joaquina López Santiago, de 21 años, recibe la primera dosis de Moderna, porque “ella también es muy moderna”.



De un quiosco cercano llegan los sones de Los Chichos (“son son, para que tú las bailes, son son, para que te pongas la Janssen”, tararea), mientras sus vecinas, que acaban de pasar por un puesto donde venden bolsos de marca, no paran de elogiar a Toñi por todo lo que ha hecho en estas dos semanas para que sigan subiendo las cifras de inmunizados almerienses. “Si no te vacunas, te puedes morir”.


En la Plaza Pavía se conoce todo el mundo. Junto al barrio de Pescadería, ha corrido de casa a casa la noticia de que, después de la experiencia de hace dos semanas de instalar un “puesto de vacunas” en el mercadillo, vuelven las enfermeras y un enfermero a poner sueros.


Testimonios

Entre las primeras en acudir se encontraba Ana María Santiago López, de 26 años. Iba a completar la pauta de vacunación con Pfizer y ha ido retrasando la cita “por miedo”. “Mi padre tuvo una pequeña reacción, pero no pasa nada ... Estaba por aquí comprando y me he decidido pronto”.


El nombre de Manuel Alejandro Tomares Cortés, de 28 años, también quedó en los registros de Salud después de que “mi madre” le dijera por la mañana que podía recibir la primera dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna.


Con la edad al límite (12 años) se acercó José María Rodríguez Cortés al stand del Distrito Sanitario Almería para recibir el segundo pinchazo, recordando que la vez anterior “no tuve síntomas” cuando “me lo pusieron en la Casa del Mar”.


Ana María, Joaquina, Manuel Alejandro y José María son solo cuatro nombres que hicieron posible ayer que el nombre de la Plaza Pavía tuviera su hueco en los medios de comunicación. Y junto a ellos el de Toñi Gómez Fernández, el icono de un barrio que también lucha contra el Covid-19.


Temas relacionados

para ti

en destaque