Y la ‘no Feria’ funcionó: sin rastro de repuntes a las dos semanas

La incidencia ha caído de 369 casos en el inicio de las fiestas a los 145 de esta semana

El alcalde y concejales recorriendo el Recinto Ferial el pasado agosto.
El alcalde y concejales recorriendo el Recinto Ferial el pasado agosto. La Voz

La ‘no feria’ de Almería capital no se ha traducido en modo alguno en un aumento del número de contagios de coronavirus. Todo lo contrario. Se ha producido una bajada considerable de casos de Covid-19 desde que los ‘cacharricos’ empezaron a desmontarse y la ciudad recobró poco a poco su vida normal llegando el mes de septiembre.


Cuando el 22 de julio comparecía el alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, junto al delegado de Salud y Familias, Juan de la Cruz Belmonte, para anunciar que por segunda vez consecutiva no se iba a celebrar la Feria, el principal argumento era el elevado número de contagios.


El 22 de julio, según la estadística oficial, la tasa de incidencia acumulada era de 461 casos por cada 100.000 habitantes en la capital. Una cifra muy por encima del umbral del riesgo extremo.



El regidor no se atrevió, aconsejado por las autoridades sanitarias, a celebrar una Feria, aunque con mascarillas, distancias de seguridad y aforos limitados, como las de antes. “Desde que empezamos a convivir con la pandemia hemos trasladado el mensaje de que los valores más importantes son la salud y la vida de los almerienses. Nada es más relevante. Y no podemos celebrar las fiestas patronales para que terminen con un aumento de contagiados. Es doloroso, pero lo más conveniente”, dijo Fernández-Pacheco.


Los almerienses se quedaron sin Feria, a excepción de las atracciones y los conciertos. Poco más. El virus nos dejó sin Feria, pero el comportamiento ejemplar de los ciudadanos a medida que pasaron los días se tradujeron, por ejemplo, en una tasa de incidencia acumulada de 369 casos cuando ‘empezaba’ la ‘no Feria’. O en una tasa de 273 casos cuando se debía venerar a la patrona por las calles.



Responsabilidad

Cuentan las autoridades sanitarias que realmente se comprueba que las conductas “irresponsables” tienen su repercusión en los aumentos de contagios a los aproximadamente 10-14 días desde que hay concentraciones de personas sin las medidas oportunas. Pues en el caso de Almería, ya en la segunda semana de septiembre se puede comprobar, con los datos de Salud y Familias, que la tasa de incidencia ha seguido bajando, pasada la ‘no feria’, hasta los 145 casos de esta última semana. Es decir, la capital ha pasado de contar con un riesgo muy alto de contagios de Covid-19 a un riesgo medio.


No ha ocurrido lo mismo en otras ciudades donde la ‘no feria’ se ha traducido justo en lo contrario. No había casetas pero sí concentraciones. No había ambigús pero todo el mundo iba sin mascarilla en las calles y en el interior de locales. No había… pero el virus sí estaba.


Lo recordaba días atrás Fernández-Pacheco, al ser preguntado al respecto en Interalmería. “Tenemos que hacer un balance muy positivo. Estoy muy contento de cómo se ha desarrollado todo durante esos días porque nos enfrentábamos a una tesitura bastante complicada”, dijo el regidor, mientras enumeraba las opciones que sobre la mesa tenía el Ayuntamiento ya casi a un mes vista de la Feria de la Virgen del Mar.


Se estaba pendiente de Salud para conocer los aforos que podían limitarse. Se jugaba con la ventaja de tener un considerable volumen de población ya inmunizado de las dos vacunas. Otra opción fue celebrar la Feria como si no hubiera habido pandemia (“posiblemente tendríamos ahora una elevada tasa de contagios que ninguno queríamos”). Y la tercera vía, la que imperó: celebrar solo algunos actos.


Esa fue la opción “más complicada y la que más quebraderos de cabeza nos daba, pero la más responsable y a la postre se ha demostrado que fue la mejor”. “Hemos hecho lo que hemos podido y creo que lo hemos hecho bastante bien, de manera segura, para mantener el mayor número de actividades. Pero quien lo ha hecho bien, súper bien, ha sido la población almeriense, que ha dado una lección a toda España de que se puede disfrutar y se puede hacer con responsabilidad”, opinó el alcalde.


Fernández-Pacheco añadió que en Almería “no hemos tenido ni grandes botellones ni grandes concentraciones” y “la mejor prueba son los datos de incidencia acumulada”. “No hay ni rebrotes ni repuntes de casos de Covid-19. Los almerienses han dado una lección de responsabilidad a toda España”, sentenció. El viernes, ante los micrófonos de la SER, fue más contundente: “frente a los agoreros, ha habido responsabilidad de los ciudadanos”.


Y es que, como dijo el 22 de julio en un solemne Salón de Plenos cuando el sol apretaba de lo lindo, “nuestra obligación como ayuntamiento ha sido contribuir a frenar la curva en la quinta ola”.


Esos han sido los datos. Y solo suyas son las conclusiones. Ana Pastor, dixit.

 

Temas relacionados
Coronavirus en Almería Feria de Almería Ramón Fernández-Pacheco

para ti

en destaque