Caso Almería: muere el abogado Darío Fernández

Ejerció la acusación particular contra los guardias civiles

Dario Fernández, abogado del Caso Almería.
Dario Fernández, abogado del Caso Almería. La Voz

El abogado Darío Fernández Álvarez, nacido en 1939 y conocido por su papel como abogado acusador en el Caso Almería, ha fallecido.


Hace unos meses, el periodista Miguel Ángel Blanco Martín recordaba en 'La Voz de Almería' el papel desempeñado por el letrado como acusación particular contra los guardias civiles, acusados de la muerte de tres personas en el municipio de Gérgal iniciada la década de los 80.


Este el texto escrito por Blanco Martín:




“Más tarde o más temprano, el Caso Almería tendrá que reabrirse”. Darío Fernández Álvarez fue el abogado que ejerció la acusación particular, en representación de los familiares de las víctimas. Con el paso de los años siempre ha manifestado que “hay elementos para instruir un nuevo sumario”. En 1991 desveló que “he recibido visitas de guardias civiles con nuevos datos. Algo debe de estar ocurriendo, porque están dispuestos a decir cosas pero con la condición de mantener en secreto su identidad. Pero en la medida en que esas declaraciones no las hagan ante un juez es inoperante.  Ahora sería un proceso completamente nuevo.


Darío Fernández se mantiene firme: “Yo sigo manteniendo mi tesis de asesinato. La sentencia fue tremendamente benigna. Aquel juicio supuso una ruptura en realidad porque no había precedentes de procesamiento de militares por la vía civil. Hubo muchas tensiones cuando me negué a interrogar a los procesados vestidos de militar. Estaba muy reciente el 23-F. A la familia de Juan Mañas se le entregó el cuerpo dentro del ataúd y con la condición de que no vieran el cuerpo”.


Hubo un entorno de amenaza a su función. “En el primer interrogatorio, por ejemplo, con el cabo Martínez Castro, del Servicio de Información de la Guardia Civil  (intervino en las actuaciones pero no fue procesado), en las diligencias previas, hubo una tensión importante cuando, ante el juez inicial, Cristóbal García Teruel y el fiscal Javier Brea, se llevó la mano a la pistola mirándome amenazadoramente.. Fue el fiscal quien le dijo “Qué hace usted” y los sacó del despacho para tranquilizarlo”.



 

Temas relacionados
Tribunales Caso Almería

para ti

en destaque