La hostelería, un sector que se acerca al ‘pleno empleo’

Escuelas de formación públicas y privadas afirman que hay más demanda que candidatos

Un camarero atiende a unos clientes.
Un camarero atiende a unos clientes. Europa Press

Los centros de formación especializados en la formación de camareros o cocineros, tanto públicos como privados, no dan abasto. Cada año cientos de jóvenes -y no tan jóvenes- inician una formación que los acerca a un sector con necesidad de mano de obra como el hostelero.


Pero paradójicamente eso no es suficiente, sobre todo en un momento de fuerte competencia como el actual que empuja a las empresas a buscar profesionales cualificados; la calidad de esa formación es hoy por hoy un valor añadido en los servicios.


Oscar Palomino, gerente de Innova Hostelería y Turismo, con dos escuelas abiertas en la capital, explica que sus cursos de capacitación duran cuatro meses, con sesenta plazas para camareros y sesenta para ayudantes de cocina.



Un ritmo de formación que se queda corto “porque las demandas de personal que nos llegan desde los establecimientos superan, con mucho, el número de alumnos que salen de nuestras escuelas”. Afirma que aunque parezca paradójico, la hostelería es un sector prácticamente en situación de pleno empleo; paradójico para una provincia con una tasa de paro muy elevada y decenas de miles de desempleados cobrando subsidios.


Palomino asegura que a fecha de hoy “alumno que acaba su formación, alumno que tiene un empleo asegurado, lo cual no se puede decir de otros sectores económicos almerienses”. Ese desequilibrio entre oferta y demanda ha empujado a un cambio de modelo en el sector que, según afirma, “ha ayudado a dignificar esas profesiones, porque las empresas buscan cada vez más a profesionales que sepan gestionar reservas, manejar las cartas, ayudar a elegir los vinos y prestar un trato adecuado al cliente”.



Una profesionalización que se está traduciendo en mejora de los salarios “y estamos hablando de sueldos que están en el entorno de los 1.400 o 1.500 euros y no los 800 que se pagaban hace pocos años”. José Torrente, de la Escuela de Hostelería Almeraya, defiende que, en efecto, un sector profesionalizado mejora mucho la imagen del sector, pero advierte que una parte fundamental son las prácticas “y llevamos ya dos cursos en los que ha sido difícil poder hacerlas”.

 

Temas relacionados
Bares Restaurantes Hostelería Empleo Empresas Ofertas de empleo

para ti

en destaque