El contable de la fábrica de azufre

Andrés Rodríguez hizo la guerra con el ejército de la República

De niño ayudaba en misa a don Francisco Samper, el párroco de Rioja, un cura sencillo que no abusaba de la retórica ni utilizaba los sermones para repartir temores; disfrutaba echándole una mano a aquel sacerdote bondadoso que siempre tenía un gesto amable para los niños. Aquellos años de monaguillo lo marcaron espiritualmente. Desde entonces alimentó una fe profunda que a lo largo de su vida le ayudó a llevar con naturalidad y entereza los momentos complicados.



Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/216587/el-contable-de-la-fabrica-de-azufre

 

Temas relacionados
Eduardo de Vicente Tal como éramos Radio

para ti

en destaque