La recuperación toma cuerpo: se crean 382 empresas de servicios en dos meses

Entre marzo y abril se han recuperado más de la mitad de los negocios perdidos en un año

El 34% de los bares y restaurantes de la provincia siguen en ERTE a pesar de la relajación de las restricciones.
El 34% de los bares y restaurantes de la provincia siguen en ERTE a pesar de la relajación de las restricciones. JA Barrios

La mejoría de la situación sanitaria. provocada fundamentalmente por la vacunación frente al covid-19, ha abierto definitivamente las puertas a la recuperación de la actividad económica y ya está repercutiendo muy positivamente en todos los sectores, incluidos los más afectados por la crisis. 


Hasta tal punto esto es así que los empresarios almerienses confían en que este verano el sector turístico, uno de los que más ha sufrido los efectos de la pandemia, pueda recuperar entre un 60 y un 70% del volumen de negocio que tenía en 2019.


Además, desde la patronal, que en términos generales se muestra a día de hoy muy optimista respecto a la reactivación económica en esta desescalada, se espera la progresiva recuperación del sector servicios, el más afectado desde marzo de 2020, en su conjunto. 



De hecho, ya hay claras señales de esta reactivación, puesto que entre marzo y abril de este año, coincidiendo con la mejora de la situación, se han creado 382 nuevas empresas de este sector en la provincia, según datos facilitados a este diario por la Confederación Empresarial de la provincia de Almería, Asempal. 


Su presidente, José Cano, afirma que esto apunta hacia “una clara tendencia al alza y hacia la recuperación, que va creciendo de forma paralela a la mejora de la sanidad y sobre todo del ritmo de vacunación”. Hasta tal punto esto es así que Cano asegura que en la actualidad la reactivación está ligada íntimamente con las vacunas.



Recuperación Esta creación de empresas de servicios entre marzo y abril de este año ha hecho que en la actualidad  el número de las existentes a finales de este abril en Almería, 14.739, ‘solo’ suponga una pérdida del 2,4% en relación a las 15.109 que había en febrero de 2020, antes de la crisis sanitaria.


Hasta este mismo febrero, las empresas que habían tenido que cerrar en un año de pandemia ascendían a 752, casi el 5% de las existentes en la misma fecha del año pasado, con lo que en solo dos meses se ha conseguido recuperar más de la mitad  de los negocios desaparecidos durante el primer año de la crisis.


Con la situación actual y atendiendo a datos del propio sector, tanto Asempal como la Cámara de Comercio prevén, como habíamos señalado, que el turismo provincial pueda al menos salvar el verano y recuperar buena parte del negocio anterior a la pandemia. “No es para tirar cohetes, pero  servirá para que las empresas puedan respirar”, dice José Cano, quien se reconoce “optimista” respecto a las perspectivas y puntualiza que, atendiendo a los datos de la Comisión de Turismo de Asempal, la recuperación puede llegar al 60% respecto a 2019.


 También está convencido de que si todo sigue la línea actual, “vamos a tener mucho turismo nacional, que va a elegir a Almería como destino, y aunque también aumente el internacional, todavía va a ser muy pronto para recuperarlo del todo este verano”, añade. 


Más optimista aún se muestra Jerónimo Parra, presidente de la Cámara de Comercio, quien calcula entre un 60 y un 70% el porcentaje de recuperación del sector turístico para este verano, unas previsiones que han evolucionado al alza y en relación directa con la situación sanitaria y el proceso de vacunación. “Vamos por muy buen camino, aunque aún sería necesaria una mayor agilidad en la aplicación de las vacunas, y ante todo seguimos pidiendo prudencia y el seguimiento de las normas de protección frente al covid”.


Trabajadores en ERTE A nadie se le escapa que las ayudas y estímulos de las administraciones han sido decisivas para superar los efectos económicos de la pandemia, empezando por los ERTE, que han impedido el cierre de muchas empresas y el despido de sus trabajadores. Según los últimos datos, cuando se acaba de firmar el acuerdo para prolongarlos hasta septiembre, en Almería aún hay 4.595 (a fecha de abril) trabajadores en ERTE. Aunque son muchísimos menos que los más de 33.000 de abril de 2020, para los empresarios siguen siendo demasiados, como reconoce Jerónimo Parra, quien confía en que esta cantidad baje significativamente durante los meses de junio y julio. “Para cualquier empresario serio, que son la mayoría, su mayor deseo es sacar a sus empleados del ERTE, pero en algunos sectores la actividad es tan reducida que no pueden hacerlo”, dice. 


Es el caso de negocios de hostelería como bares y restaurantes que, según información de la Delegación provincial de Empleo, mantienen aún a más del 34% de las empresas en ERTE, mientras que en el comercio es también igualmente alto, de un 27%. Por el contrario, en otros ámbitos del mismo sector servicios, como el de los hoteles y las agencias de viajes, el porcentaje de empresas en ERTE baja al 2%. 


De ahí a que las ayudas sigan siendo necesarias para la supervivencia de determinados sectores, aunque a partir de ahora también pueden ser fundamentales para el apoyo a la inversión, para lo que instrumentos europeos como el de las Inversiones Territoriales Integradas, podrían llegar a movilizar grandes cantidades en sectores clave como el de la energía.


Más de 1.000 ayudas concedidas Además de considerar fundamental que las administraciones sigan ayudando a la recuperación económica, los empresarios reclaman que esas ayudas sean ágiles, puesto que en algunos casos el exceso de burocracia que requieren provoca incluso que muchas empresas, sobre todo las más pequeñas, desistan de solicitarlas para evitar esos engorrosos trámites.


Jerónimo Parra plantea incluso el absurdo que supone que la petición de préstamos “puros y duros” como los ICO puedan llegar a limitar la petición de otras ayudas, como está sucediendo. En su caso, afirma que se ha conseguido que las ayudas tramitadas  por la Cámara de Comercio sean ágiles. 


Esta agilidad también puede aplicarse, por ejemplo, a las recientes ayudas al mantenimiento del empleo para empresas en ERTE de la Consejería de Empleo, cuyo plazo de solicitud concluyó la semana pasada y ya han sido resueltas y concedidas en Almería 1.075, el 37,1% de las 2.898 presentadas, que contemplan a 11.530 trabajadores.


Con estas ayudas se trata de hacer posible que las empresas vayan sacando a sus trabajadores de los ERTE y no tengan  que recurrir por falta de recursos económicos a despidos o a ERE.


Fraudes en los ERTE Frente al optimismo de los empresarios ante la desescalada, los sindicatos alertan de desajustes y fraudes de algunas empresas en ERTE y del elevado nivel del desempleo en Almería, después de que en abril alcanzara una tasa del 22,33%. 

“El paro nos preocupa, al igual que el fraude que supone que siga habiendo mucha gente en ERTE que se vea obligada en trabajar en negro para sus empresas, algo que se tiene que erradicar y que hace necesaria una mayor intervención de la Inspección de Trabajo”, dice Carmen Vidal, secretaria provincial de UGT. 


Además, Vidal plantea la necesidad de ofrecer planes y cursos de formación adecuados, como por ejemplo para oficios que son los más demandados ahora, como electricistas y oficiales de albañilería en la construcción, sector que también se está reactivando. 


Para UGT, otro de los problemas para la revitalización de la economía almeriense en esta desescalada están siendo “los bajos sueldos y el empleo temporal y precario”, que a su entender también obliga a adoptar “medidas contundentes”. Y pone como ejemplo el hecho de que la hostelería tenga en Almería “el convenio peor pagado de Andalucía”.


Autónomos El sindicato ha mostrado también su preocupación por los datos de ceses de actividad entre los autónomos, otros de los trabajadores más perjudicados por la crisis. Así, ha informado de que “entre marzo de 2020 y abril de 2021 han cesado definitivamente su actividad de negocio en la provincia 9.887 autónomos, lo que representa un 16,70% de los entonces existentes".


"Además, de este 16,70% de pérdida del tejido productivo, el 4,43% corresponde a los cuatro primeros meses de 2021”, expone UGT. Y es que entre enero y abril de este año se han registrado 2.690 bajas de autónomos en la provincia, si bien en este mismo periodo se han contabilizado 2.922 altas, algo que también ocurrió en el año 2020 en su conjunto, cuando se produjeron 8.882 bajas frente a 10.088 altas.

 

Temas relacionados
Coronavirus Coronavirus en Almería Empresas Crisis económica Hostelería Comercio Turismo UGT

para ti

en destaque