“El acceso desde la A7 está a punto de licitarse. Es fundamental”

Jesús Caicedo, presidente de la Autoridad Portuaria, hace balance de sus proyectos en marcha

Jesús Caicedo, presidente de la Autoridad Portuaria, durante la entrevista
Jesús Caicedo, presidente de la Autoridad Portuaria, durante la entrevista Juan Antonio Rodríguez

Lleva dos años al frente de la Autoridad Portuaria y en este tiempo le ha tocado subirse al carro del proyecto puerto-ciudad, ‘arreglar’ el Cable Inglés y lidiar con una pandemia que le ha mermado los ingresos. Jesús Caicedo hace balance de todos los proyectos que lleva ahora mismo entre manos.


Tiene muchos proyectos en cartera, pero sin duda el más grande es la conexión puerto-ciudad. ¿Cómo va?

Vamos bien. Ahora mismo se está redactando el proyecto de ampliación y adecuación del Muelle de Levante para tráfico de cruceros y toda la recuperación ambiental que se adjudicó por 355.218 euros y que tiene que estar terminado en el último trimestre del año. En esto se sigue trabajando mientras los servicios jurídicos siguen buscando una solución para la cesión de los suelos comprendidos desde el Muelle de Levante hasta el espigón de San Miguel para que sea el Ayuntamiento quien se encargue de la gestión. 



Los primeros compases del puerto-ciudad se pueden ver en la rehabilitación del Cable Inglés.

Sí, de hecho ya llevamos un 70% de la obra ejecutada aunque estamos teniendo algún retraso por las maderas para el pavimento que tienen que venir de Camerún. Una vez que se coloquen las barandillas,  la instalación eléctrica, se recolocarán las traviesas y raíles de las vías férreas que se levantaron para su restauración. Y ya después se colocará ese pavimento de madera. La idea es que esté listo a finales de año.



Pero usted quería compaginar o, como mínimo, enlazar esta obra con la tercera fase. ¿Va a ser posible? 

De momento estamos trabajando con el arquitecto redactor del proyecto, Ramón de Torres, en esa tercera fase. Será la que contemple la restauración y puesta en valor del interior del muelle de carga que se adentra en el mar. La idea es la que siempre se ha tenido, convertirlo en un espacio de uso cultural y de ocio.


Está previsto que este espacio cuente con un salón de usos múltiples de unos 500 metros cuadrados, un espacio para un restaurante y la puesta en marcha en la última planta de un centro de interpretación del Cable Inglés. Se instalarían ascensores para poder acceder al muelle 1 de carga. Y a esto se le sumaría un quiosco en la parte de abajo para que la gente también pueda disfrutarlo.


Allí intentó poner un quiosco Rafaela Abad siendo edil de Consumo hace unos años y la Junta de Andalucía no le dio el visto bueno porque decía que tapaba el Bien de Interés Cultural.

Evidentemente es un Bien de Interés Cultural (BIC) y todo lo que vayamos a hacer se tiene que hacer de la mano y bajo la supervisión de la Consejería de Cultura.


Con el masterplan se generó una duda con el futuro del Club de Mar. El tener que abrir sus puertas, el posible traslado futuro...

Se ha creado un lío.  De inicio lo único que va a cambiar es que el puerto tiene que tener continuidad con el paseo marítimo y tendrán que abrir el paso en esa zona pública. Ellos seguirán teniendo para su uso privado sus edificios, sus espacios de reunión, pero se tiene que poder pasear por el litoral, que la ciudadanía pueda pasar por allí.


El siguiente paso supongo que será intervenir en el Cable Francés. 

Sí, yo pienso que será por donde sigamos trabajando. Estamos viendos varias opciones. Sabemos que ya que reforzar el muelle y después poner en marcha el proyecto que se decida. Estamos barajando todas las opciones que pasan por la restauración, que sea zona de paseo, que combine todo.


Uno de los puntos esenciales que se destacaba en el masterplan era la necesidad de que puerto tuviera una conexión directa desde la A-7 y así pacificar la Vía Parque. ¿Cómo va ese tema? 

Evidentemente el conectar de forma directa con la A-7 es una actuación fundamental para el puerto, al igual que lo es la puesta en valor de toda la zona de Bayyana para la que ya estamos terminando el Plan Especial de Ordenación.  


Yo creo que estamos muy cerca de licitar este proyecto y para ello, estamos intentando que se firme un protocolo de colaboración entre Carreteras y Puertos del Estado para que aquello que se decida hacer no choque con los planes que tenga carreteras ni tengamos ningún problema en el futuro.


¿Pero el diseño es ese viaducto que se veía en el masterplan?

Hay varias opciones y se buscará la que los técnicos estimen como más viable. Lo que queremos es que todo lo que se decida tenga el respaldo de Carreteras que será quien tenga que financiarlo, y nosotros ya colaboraremos en la parte interna que recorre el puerto.


También dentro del puerto-ciudad se estimaba como fundamental el traslado de la actividad portuaria. 


Realizar todo ese traslado es complicado y, aunque es viable, tiene que ser algo a largo plazo. Llevarnos la terminal de pasajeros supone trasladar rampas, tener que negociar con todas las concesionarias que operan en el puerto... Hablamos de un proceso que necesita tiempo.


De momento sí que preparan los cambios para el puerto pesquero. 

Vamos a comenzar con la urbanización de la zona y la eliminación de naves y edificios que están obsoletos, que ya no se utilizan. Estos trabajos ya están licitados en una primera fase en la que se van a invertir 766.527 euros.


A esto se le suma la ordenación, acondicionamiento y mejora de seguridad del fondeadero del puerto pesquero para pequeños barcos que ya está en funcionamiento y que supone una inversión de 788.998 euros.


En la relación del puerto con la ciudad mucho se ha hablado en los últimos tiempos sobre la contaminación y las pantallas atrapa-polvo. ¿Cómo lleva las relaciones actuales con los vecinos

Ahora mismo la relación es buena. Se han ampliado las pantallas en el Muelle de Pechina, de hecho están en obras ahora mismo y está previsto que acabe en junio después de haber invertido 386.318 euros. Pero no es lo único sobre lo que estamos trabajando en materia de sostenibilidad. Tenemos firmado un contrato con la Universidad de Almería para la vigilancia ambiental de los puertos de Almería y Carboneras.


Estamos apostando por los vehículos eléctricos para confeccionar la flota de la Autoridad Portuaria. Ya tenemos siete y la idea es alcanzar el 100% de la flota. 


Ya tenemos en pruebas la planta solar fotovoltaica que en junio estará en marcha.  Hemos instalado tres torres de alumbrado en el Muelle de Pechina con tecnología LED además de instalar este tipo de luces en el resto del recinto portuario.


Tengo entendido que prepara también un nuevo edificio para acoger a todas las fuerzas de seguridad que tiene el puerto.

Sí. La redacción del proyecto ya está adjudicada y la idea es que la obra, que supone una inversión de casi tres millones de euros (2,6 millones) comenzarán antes de que acabe este año.


En este edificio habrá espacio para la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Portuaria, así como otros edificios portuarios. Se ubicará un poco más adelante de la Estación Marítima y será un edificio inteligente.


Última pregunta. ¿Cómo ha resistido el puerto estos meses de pandemia?

En tránsito de viajeros todo ha caído, pero en mercancías hemos aguantado bien. Gracias al puerto se ha podido seguir la actividad de muchas empresas auxiliares de la agricultura, por ejemplo, que han podido seguir sacando sus productos en plena pandemia y les permitió no tener que parar.

 

Temas relacionados
Puerto-ciudad Puerto de Almería Jugadores

para ti

en destaque