Juan Francisco Meneses: “La Legión estaba ansiosa por ayudar”

El jefe de los equipos de descontaminación recuerda con orgullo la Operación Balmis

El capitán Meneses en la base Álvarez de Sotomayor de Viator
El capitán Meneses en la base Álvarez de Sotomayor de Viator La Voz

La legionarios siempre han entendido la obligación como una virtud, la responsabilidad como una suerte y la misión como un regalo. Quieren la vanguardia como un ejemplo de servicio público.


Hace un año, la Brigada Rey Alfonso XIII mostró públicamente este compromiso con su participación en la ya famosa Operación Balmis. El capitán Juan Francisco Meneses es el jefe de Defensa NBQ de la Bandera del Cuartel General y, en aquellos primeros pasos de la pandemia, el responsable de los equipos de desinfección reactiva.


“Se planificaron dos tipos de intervención, una reactiva para la descontaminación de los puntos donde sabíamos que había positivos confirmados y otra más preventiva”, explica el capitán.



“A pesar de la confusión de aquellos primeros días, cuando se conformaron los equipos, quienes no eran seleccionados se quedaban decepcionados. Había una sensación de empatía, cariño y ganas, los legionarios estaban ansiosos por ayudar a la gente”, añade.


Meneses lideraba el grupo. Entre su labor estaba la creación de varios grupos especializados con militares de todas las unidades (Artillería, Zapadores, Infantería...). 



La Legión asumió trabajos de vigilancia y descontaminación de infraestructuras estratégicas en seis provincias. Durante la Operación Balmis realizó 193 misiones en apoyo a la ciudadanía, de las cuales 109 fueron patrullas de presencia y reconocimiento y 84 desinfecciones de residencias e infraestructuras estratégicas en seis provincias diferentes.


En Almería, la primera residencia visitada por los legionarios fue Virgen del Rosario. No fue la única. “Cuando empezamos a trabajar en las residencias nos dimos cuenta de que había muchas necesidades. No había protocolo, no sabían cómo actuar y en ocasiones tenían a personas contagiadas con personas sanas en la misma habitación”, recuerda el capitán. “Había mucha confusión. Intentamos generar confianza, dejarlos más tranquilos”. Entre las misiones estaba la desinfección, pero también la habilitación de espacios herméticos. 


Meneses recuerda aquellos días con jornadas interminables con la satisfacción de “haber cumplido con el trabajo” y sonríe cuando se le menciona el cariño de la población. “La gente estaba muy agradecida, nos quería invitar a comer o limpiarnos la ropa”.


En este sentido, agradece las muestras sinceras de solidaridad que empresas como Solplast, Novifan, Briseis o muchas otras realizaron aquellos días con ofrecimientos de materiales. La Legión volvió a ser punta lanza, esta vez contra el enemigo invisible del virus.  

 

Temas relacionados
Coronavirus en Almería Entrevistas Legión

para ti

en destaque