La estación de Almería en la lista de las diez más bellas de España

A pesar de esa distinción lleva 35 años esperando la declaración de BIC

La vieja estacion del tren, un ejemplo de la arquitectura del hierro y el cristal
La vieja estacion del tren, un ejemplo de la arquitectura del hierro y el cristal La Voz

Viajar en tren es una experiencia gratificante para muchos turistas que se declaran “enamorados del ferrocarril” por que les aporta experiencias como la tranquilidad de recorrer paisajes contemplando su belleza a través de las ventanillas, el placer de leer un libro, ver una película o empezar a planificar las experiencias del viaje arrullados por el traqueteo de las líneas ferroviarias.


Pero hay destinos en los que esa valoración empieza en la propia estación que en algunos casos se convierten en auténticos monumentos a incluir dentro de los listados de ‘imperdibles’ cuando se llega a una ciudad. Y la de Almería es un ejemplo de esa monumentalidad.


Diez maravillas 
Para identificar las estaciones que más impactan en las retinas de los visitantes la empresa Civitatis, líder en la venta de visitas guiadas, excursiones y free tour en español por todo el mundo, ha seleccionado en un listado las 10 estaciones de tren más bonitas de España.



En muchas de ellas, basta detenerse en el vestíbulo para disfrutar de un viaje por el tiempo sin necesidad de comprar un billete.


Y entre esas diez los turistas consultados por la empresa han incluido la de Almería, un monumento que se construyó entre los años 1890 y 1893 para atender a la que sería una de las primeras líneas férreas que empezaban a operar en España, la que unía las localidades de Guadix y Almería.



Según el relato de Civitatis, la vieja estación almeriense goza de “un estilo ecléctico en el que se mezcla la arquitectura de hierro con el cristal. Además, su aire afrancesado, sus cristaleras y sus azulejos la convierten en un lugar perfecto para conocer la rica cultura de esta localidad andaluza”.


Junto a la de Almería entran en esta relación la madrileña de Atocha; la de Toledo; la de Canfranc en Huesca, muy próxima a la frontera francesa; La Estación del Norte en Valencia; la Estación de Francia en Barcelona, en el barrio de Born; la Estación de Aranjuez; la estación de Jerez de la Frontera, la Estación de la Concordia en Bilbao y la Estación de Zamora.


La estación almeriense es, además de sus indudables valores arquitectónicos, un compendio de la historia de la provincia y de su economía. Semidestruida por los bombardeos nazis en la Guerra Civil española, fue restaurada en los años ochenta y entonces se descubrieron las entradas de refugios antiaéreos construidos en la contienda.


Una larga espera
Hay cuestiones que son difíciles de explicar y una de ellas es el eterno expediente que se abrió para declarar la estación del tren de almería como Bien de Interés Cultural.


Fue en el año 1985 cuando la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía inició el expediente para su declaración. Pero años después fue reclamado por el Ministerio de Cultura para culminar la tramitación. Desde entonces han pasado ya casi 36 años sin que por el momento se conozca el estado de ese expediente ni las intenciones del Ministerio, a pesar de las múltiples  reclamaciones desde Almería.


Prácticamente todas las estaciones situadas en el top ten de la belleza por los turistas gozan ya de esa protección que a la de Almería, hasta ahora, se le viene negando por razones que nadie parece comprender muy bien...

 

Temas relacionados
Estación de Tren de Almería

para ti

en destaque