El parque de viviendas de Almería tiene un valor de 44.000 millones

Las de la capital alcanzarían un valor, si salieran todas a la venta, de casi 12.000 millones

Datos por municipios del valor de las viviendas.
Datos por municipios del valor de las viviendas. La Voz

Un informe elaborado en base a los datos sobre las viviendas registradas en el Catastro otorga al parque inmobiliario de Almería un valor de 43.959 millones de euros, una cantidad que se alcanza sobre todo gracias a las viviendas de la capital y de los mayores núcleos de población.


Si todas esas viviendas se pusieran en alquiler la suma de los ingresos que se obtendrían alcanzarían los 225 millones de euros mensuales, según el estudio que ha sido realizado por el portal inmobiliario Idealista a partir de los datos oficiales de registro y catastro y los precios medios de referencia existentes actualmente en el mercado inmobiliario y de alquiler de viviendas.


Los más caros



La valoración del conjunto del patrimonio inmobiliario responde a la lógica del número de personas residentes en cada uno de los municipios, pero también a la existencia de segundas residencias de los propios almerienses y de otros propietarios que compraron segundas residencias, tanto españoles como procedentes del extranjero.


La capital es la que presenta el mayor valor con 11.909 millones de euros. Le sigue en importancia el municipio de Roquetas de Mar, con varios núcleos de población como la propia Roquetas, El Parador o Aguadulce; la suma de la viviendas en todos esas poblaciones alcanza los 6.759 millones de euros.



Tras esos dos municipios, los más poblados de la provincia, se sitúan El Ejido con un valor de su parque inmobiliario de 4.137 millones, Vera con 2.254 millones, Níjar con 1.592,  Mojácar con 1.401 y Adra con 1.003. Son los únicos siete términos municipales que superan los mil millones de euros de valor de sus viviendas,; en los casos de Roquetas, Vera o Mojácar con un claro componente de viviendas turísticas.


Los más baratos

En el lado contrario están las localidades cuyas viviendas suman menos valor en conjunto; una lista que encabeza Benitagla, pueblo de la Sierra de Los Filabres en la que el valor de la totalidad de su patrimonio inmobiliario no alcanza los cuatro millones de euros. Tras este municipio una decena de pueblos en la que se incluyen Darrícal, con 4,72 millones de euros, Turrilas con 5,50 millones, Alcudia de Monteagud con 5,29 millones, Alsodux con 5,56, Castro de Filabres con 5,71, Laroya con 7,11, Santa Cruz de Marchena con 7,12, Olula de Castro con 8,71, Benizalón con 8,80 y Beires con 9,43 millones de euros.


Son los once municipios que quedan por debajo de los 10 millones de euros como valor de la totalidad de sus viviendas y en su mayor parte representantes de esa llamada ‘España vaciada por disponer de una muy escasa población que, además, está en retroceso y, en algunos casos, amenaza con acabar con la desaparición de pueblos con nombre e historia, pero son residentes.


Alquileres

En la proyección realizada en el informe de Idealista.com se calcula que alquilar la totalidad del parque inmobiliario almeriense supondría un coste mensual de 225 millones de euros. Hacerlo con todas las viviendas existentes en el término municipal de Almería reportaría a los propietarios casi 58 millones de euros mensuales.


Si se tratara de las ubicadas en el municipio de Roquetas de Mar, la ‘factura’ del alquiler global llegaría a los 33 millones de euros mensuales. En El Ejido el importe total ascendería hasta los 21 millones de euros y hacerlo en Vera reportaría por encima de los 13 millones de euros contando con las viviendas del pueblo y las diseminadas por las urbanizaciones de la costa.


En el país, Madrid es la provincia con mayor valor de sus viviendas, seguida por Barcelona, donde la suma de ellas alcanza los 595.000 millones. La tercera es Málaga (199.000 millones), seguida de Alicante (189.000 millones), Valencia (185.000 millones), Baleares (173.000 millones), o Vizcaya con 127.000 millones.


Vivir alejados de núcleos grandes cotiza al alza

La situación de crisis sanitaria en la que ha sumido a la provincia (como al resto del país o del mundo) ha cambiado la demanda de viviendas. El teletrabajo ha incidido en la ubicación y características de las viviendas, fomentando la búsqueda de espacios más amplios, con espacios exteriores comunes y alejados de núcleos urbanos.


El cambio ha tenido repercusión en los precios, tanto de alquiler como de venta. La consecuencia es que en la capital y núcleos grandes se ha producido un descenso de precios del 2,19% ciento, mientras en los pueblos pequeños del interior subía un 9,57%


 

Temas relacionados
Vivienda

para ti

en destaque