“Desarrollamos tecnología pensando en el agricultor”

Manuel Hernández Segura es ingeniero y fundador de Maher Electrónica

Manuel  Hernández Segura, en su trabajo
Manuel Hernández Segura, en su trabajo La Voz

Es de El Alquián, pero ahora vive en Balerma tras pasar por Adra, donde fundó Maher Electrónica, una empresa que desarrolla equipos para el control del riego y del clima en el campo. Manuel estudió ingeniería en Telecomunicaciones en Madrid, pero volvió al mundo que conoce desde niño: la agricultura.


Una buena unión: agricultura y tecnología, ¿no?

Claro. Soy hijo de agricultores, pero siempre había sentido pasión por la electrónica, y cuando me enteré de que existía la carrera de Telecomunicaciones, vi el camino claro. Estudié con becas, trabajando en Navidades, veranos... Y cuando volví a Almería, estuve en una empresa de riego y me introduje en el sector...



¿Cómo fundas Maher?

Empecé en una habitación de unos cuatro metros cuadrados, haciéndolo todo, software, diseño… Y montaba los armarios eléctricos en la cocina de mis padres. Comencé como autónomo, fuimos creciendo, entró una persona más para ayudarme y comenzamos vendiendo por el boca a boca, en la provincia de Almería.



Impresionante.

Seguíamos creciendo, así que se fundó Maher ElectrónicaAplicada, en el año 2001. En 2005 nos fuimos a Puente del Río, y allí seguimos. Hoy, ya somos siete y se incorporará uno más en pocos días. Y ya no solo vendemos por el boca a boca, lo que nos ha hecho llegar a Turquía, Perú, Argelia, República Dominicana, Italia, México, Portugal…


Es tecnología hecha en Almería, y para el campo.

Cuando empecé en el sector agrario, en el año 93, empezaba a entrar en España tecnología en equipos de riego desde Holanda, y Dinamarca. Había una empresa en Motril que desarrollaba algo, y en Murcia… Y entonces me dije: Siempre he querido mejorar la vida de mis padres, mi pasión es diseñar cosas nuevas, y en Almería hay una oportunidad muy importante para la agricultura. ¿Por qué no hacer un equipo aquí? Empezamos a trabajar en ello con un primer cliente, después llegó otro... Lo que realmente me gusta es innovar y diseñar cosas nuevas. No solo que no existan, entiéndeme, también añadir mejoras, resolver problemas, proporcionar calidad de vida a los agricultores con nuestra tecnología...


¿Qué equipos han desarrollado en estos años?

Básicamente, para el control del riego y del clima. Tenemos un equipo, el Ferti- 8000, por ejemplo, que está muy reconocido en Almería. La mayoría de las empresas instaladoras trabaja con nosotros. Porque el producto es bueno y los tratamos bien, estamos muy cerca, y, ante cualquier problema, en media hora están en nuestras instalaciones, se toman un café y se van con su problema resuelto. Y si un agricultor tiene una extrema urgencia con un equipo, en cuestión de un par de horas lo tiene reparado, y eso no tiene precio.


Claro.

Hemos ido creciendo, y desarrollando nuestros productos, hablando con la gente. Nos dicen: Oye, el equipo debería hacer esto. Nosotros somos ingenieros, y tenemos que hacer lo que el usuario final requiere. Cuando desarrollamos algo, siempre hemos tenido en mente cómo es el agricultor, qué necesita, o pregunto a mi padre. Y eso sí que es una ventaja que tenemos frente a las empresas de fuera, sabemos cómo ayudarles…


También han desarrollado una aplicación móvil.

Desarrollamos el equipo desde cero: diseñamos el circuito, y el software que va dentro de él. Ese software ha ido evolucionando hasta hoy. Y como queríamos que el equipo se manejara remotamente, y no había una aplicación en el mercado que lo hiciera, hubo que desarrollarla. Eso nos llevó unos cuatro años de desarrollo, pero mira, el agricultor lleva su equipo de riego en el bolsillo. Coge su móvil y... ¡a trabajar!

 

Temas relacionados
AlmeríaTech Tecnología

para ti

en destaque