Ronda de estrellas: del Calar Alto a las Menas de Serón

Nuestros benignos inviernos nos permite disfrutar de excursiones por la naturaleza

Panorámica del Observatorio Calar Alto.
Panorámica del Observatorio Calar Alto. La Voz

Hoy, 4 de enero, lunes, el santoral celebra a Santa Ángela de Foligno, religiosa francisca, escritora y una de las místicas más importantes de la Edad Media. Se casó muy joven viviendo una infancia y juventud de vanidades alejada de la caridad. Tuvo varios hijos y poseía enormes riquezas que incluían, castillos, fincas, joyas y grandes lujos. A la edad de treinta y cinco años mueren sucesivamente su madre, su esposo y sus hijos. Entonces ella se refugia en Dios y decide hacerse religiosa franciscana. Vende todas sus posesiones y reparte su fortuna entre los necesitados, según la revelación que aseguró tener de San Francisco. Muere en paz el 4 de enero de 1309.

 

Y hoy, apoyándonos en esa paz espiritual que goza quien es capaz de despojarse de lo material, al menos unos días al año, vamos a hermanarnos con la naturaleza, quizá con las estrellas si llega la noche y somos capaces de localizar la de Belén, la misma que dice la leyenda avistaron Los Reyes Magos de Oriente cuando buscaban al redentor del mundo recién nacido en un humilde pesebre. Y para ello la Sierra de los Filabres en su zona oeste es el lugar escogido. Desde Almería capital y tomando la A-7 y después la A-92, llegaremos por autovía hasta el municipio de Gérgal. Allí tomaremos el desvío por la A-1178 para atravesar la Sierra de los Filabres y llegar hasta el municipio de Serón. El trayecto completo nos llevará una hora y media aproximadamente.



 

Observatorio del Calar Alto



Como a una hora de camino podríamos desviarnos para visitar el observatorio astronómico más grande del continente europeo. Está situado en Calar Alto, una meseta de 2168 metros sobre el nivel del mar. Fue fundado en 1973 por un acuerdo entre los gobiernos alemán y español, entonces con muy poco tiempo de observación para España. Recuerdo subir de pequeña a disfrutar de la nieve y ver desde fuera esos edificios que parecían naves espaciales. Afortunadamente la realidad financiera de los observatorios hoy en día es muy diferente, contando desde 2016 con el espectógrafo Carmenes que ha descubierto varios exoplanetas similares a la Tierra. Desde entonces se ha puesto de moda subir hasta aquí a ver las estrellas y dicen que hay más tráfico nocturno que diurno por esta carretera, hasta el punto de que se sufre contaminación lumínica que podría perjudicar el trabajo científico.



Panorámica del Observatorio Calar Alto.
Panorámica del Observatorio Calar Alto.La Voz

Poblado Minero

Siguiendo dirección Serón y cerca ya del municipio, hay indicaciones para hacer esta excursión al antiguo poblado minero de Las Menas, enclavado en plena sierra. Aquí se extrajo hierro desde finales del siglo XVIII hasta el año 1968. Fruto de aquel movimiento son los municipios abandonados que se pueden avistar desde los senderos de montaña. En estas explotaciones de Las Menas llegaron a trabajar 2900 personas.  Dentro del poblado hay varios edificios totalmente restaurados, algunos con usos de corte turístico. Cuando se visita, es escalofriante imaginar en la resistencia humana, cuando al duro trabajo diario había que añadir el trayecto de ida y vuelta de muchos de ellos, que procedían de otras localidades como Alcóntar o Bacares. Cuán difícil era la vida no hace tanto.


Experiencia de naturaleza

Cualquier ruta que elijamos es un pretexto perfecto para dejarnos llevar por la naturaleza, bien a pie o en bicicleta. La diversidad de flora y fauna de estas montañas supone casi el 20 % de las especies catalogadas en la península ibérica. Quizá con un poco de suerte podamos abrazar a la famosa Encina Milenaria, avistar ciervos, cabras montesas o incluso el majestuoso vuelo de un águila real. La vivencia de dejar atrás la urbe y sentir los sonidos del campo es algo que está demostrado beneficia al cuerpo humano en todas sus facetas. Somos mucho más parte de ella de lo que estamos dispuestos a aceptar.

 

Serón

Y atravesados Los Filabres por este camino desembocamos en la parte más occidental de la cuenca del río Almanzora llegando a Serón. Es un municipio almeriense con casi 2000 habitantes y treinta siete núcleos de población, más siete abandonados. Si queremos arquitectura podremos visitar el Castillo de Serón de época nazarí (siglo XIII) y situado en la parte más alta del pueblo. Desde él se ve todo el Valle del Almanzora, la Sierra de las Estancias y parte de la provincia de Granada. Jugó un importante papel en época musulmana debido a su carácter defensivo y sirvió de refugio en la sublevación de los moriscos. De la fortaleza original sólo queda una pared y algunos lienzos de muro. Hoy Serón es un municipio moderno que vive, además de las canteras de mármol, de la industria alimentaria, ya que hacen unos embutidos y quesos de fama nacional, sobre todo sus jamones. Pero para mí, el blanquillo de Serón es mi debilidad. Si queremos probar los productos de la zona, yo recomiendo visitar Casa Pedro, donde podremos dar buena cuenta de su deliciosa carne con tomate. Pero un solo día se queda corto. Para recorrer la zona sin prisas sería recomendable pernoctar un par de noches. Para ello sugiero la Posada del Candil, un complejo rural con apartamentos muy cuidados situada en la Sierra de los Filabres a pocos kilómetros antes de llegar a Serón. Avistar el cielo nocturno desde su mirador es una experiencia mística. También sus maravillosos desayunos. Después tocará volver a la rutina, pero con el cuerpo y el alma renovados.

 

 

 

Temas relacionados
Calar Alto Serón

para ti

en destaque