Policía Nacional afirma que el grow shop ofrecía asesoría in situ a los cultivos

La operación adelantada por LA VOZ se salda con 18 detenidos y un millar de plantas decomisadas

Almacén registrado en la Operación Amnesia (Foto: CNP)
Almacén registrado en la Operación Amnesia (Foto: CNP) La Voz

La Policía Nacional culmina la denominada Operación Amnesia con el arresto de 18 personas y el decomiso de casi un millar de plantas de marihuana en la provincia de Almería. La intervención, adelantada por LA VOZ, supone un giro en la lucha contra el narcotráfico porque, por primera vez, vincula a los cultivadores de marihuana con una tienda de distribución de semillas y suministros.


"Es una investigación pionera en España", señalan fuentes oficiales de la Comisaría de Almería. "Supone un duro golpe para el cultivo ilegal de marihuana en la provincia, cerrando de este modo uno de los canales para la adquisición de los productos y elementos necesarios para la habilitación de los cultivos particulares de marihuana".


La investigación desarrollada por el Juzgado de Instrucción número Cinco de Almería, la Fiscalía Antidrogas y la UDYCO se centra en la actividad de un grow shop ubicado en la capital y la conecta presuntamente con cinco plantaciones ilegales de marihuana en Almería y el Poniente.


La jurisprudencia ha considerado legal la actividad de las tiendas de semillas, aunque paradójicamente castiga el cultivo de cannabis. En este caso, la operación da un paso más allá en el complejo debate jurídico y observa una supuesta "cooperación necesaria" del personal del grow shop con las plantaciones ilegales de cannabis.





Según la Policía Nacional, el almacén vendía todo los productores y materiales requeridos y conseguía una importante cartera de clientes.

"Las vigilancias efectuadas revelaron un extraordinario trasiego de personas, quienes desembolsaban ingentes cantidades de dinero, acordes con las desmesuradas cantidades de productos y accesorios para el autocultivo de marihuana adquiridos, tales como sistemas de iluminación, fertilizantes, sacos de tierra, macetas, y semillas de marihuana", insiste la Policía Nacional. "Para el caso de que el pedido hubiese sido telefónico y el cliente radicase en algún otro punto de la geografía nacional, el almacén recurría a envíos mediante paquetería urgente".


Cobertura técnica a los cultivos

Además, los empleados tenían presuntamente conocimiento de la existencia de cultivos y ofrecían "asesoramiento telefónico e in situ para problemas derivados con los cultivos ilegales ante enfermedades o crecimientos retrasados no previstos". "Las entregas de los productos adquiridos, y hasta los inmuebles dónde crecerían las plantas ilegales se llevaban a cabo tomando severas medidas de seguridad, usando vehículos de alquiler sin conductor, citando apodos o sobrenombres y acordando encuentros en puntos previamente convenidos", añade la Comisaría Provincial de Almería.


Como avanzó LA VOZ DE ALMERÍA el pasado el 27 de octubre, la magistrada Ana Belén Vico, titular del Juzgado de Instrucción número Tres de Almería (entonces de guardia), ordenó el ingreso en prisión provisional de seis de los detenidos. Se imputan presuntos delitos contra la salud pública, defraudación de fluido eléctrico y pertenencia a grupo criminal.


La Policía Nacional registró cinco inmuebles, incluida la propia sede del grow shop en la capital. Fueron intervenidos 5.950 euros en efectivo, 116 lámparas, 117 transformadores y siete filtros de aire. "Ello corrobora que los productos que allí se ofrecían al público estaban destinados tanto al cultivo ilegal de marihuana, cuanto a la instalación de los propios sistemas de temperatura y humedad idóneos para el cultivo".





 

Temas relacionados
Policía Nacional Agroponiente

para ti

en destaque