Expertos analizan las claves de la economía para afrontar el postcovid

Un total de seis personas conocedoras del sector intervinieron

Pedro M. De la Cruz fue el encargado de abrir la videoconferencia con los expertos.
Pedro M. De la Cruz fue el encargado de abrir la videoconferencia con los expertos. JA Barrios

El director de La Voz de Almería, Pedro Manuel de la Cruz, fue el encargado ayer de abrir la videoconferencia mantenida con expertos sobre el futuro de la economía provincial en estos tiempos de pandemia. De la Cruz apeló a que, según la reciente encuesta del CIS, la economía es, después de la salud, la principal preocupación de los españoles y por ende de los almerienses.


Alejandra Abad, gerente de Muebles Mago, abrió el fuego subrayando el problema del descenso de la demanda en una crisis sin precedentes y sin recuperación prevista a la vista. Habló de la avalancha de pérdida de empresas con especial preocupación en el turismo, la hostelería y la cultura. Sin embargo, reconoció que la crisis no está siendo tan mala para el sector del mobiliario porque se están creando nuevos espacios dentro de la casa para el teletrabajo. Habló también de la capacidad de adaptación o resiliencia para afrontar esta montaña rusa económica y de sentimientos teniendo en cuenta la necesidad de ir a la digitalización de las empresas y las ventas online. “Estamos en un momento de incertidumbre y debemos seguir luchando y apoyar a los pequeños negocios”.


José Cano, presidente de Asempal, hizo una llamada a la responsabilidad individual ante todo para cumplir la normativa contra la covid. Anunció el presidente de los empresarios que la actividad económica almeriense caerá este año un 9,3%, un poco menos que la andaluza y también menos que la nacional. Almería también tiene menos personas en Erte. Cano habló de la actividad hotofrutícola como el motor de la provincia, sobre todo por las exportaciones. “Podemos llorar por un ojo, no estamos ciegos del todo”, dijo gráficamente. “Podemos ser optimistas para el futuro, pero tenemos que mirar a la industrialización y tenemos para ello un proyecto estratégico con la tecnología del agua, las energías renovables y los alimentos”.


Otra parte importante para Cano es la generación de confianza para que los inversores puedan venir, “y eso se logra con menos burocracia y seguridad jurídica y terminar con las infraestructuras pendientes en la provincia”.


La comerciante Eva Giménez, con tiendas en el centro de la ciudad, dio su visión como autónoma de la coyuntura actual, un colectivo que representa más del 20% de la actividad económica. “Hemos comprobado como la pandemia han provocado que las compras por Internet se hayan multiplicado”, explicó. Y añadió que “las pymes que no atrevían a entrar en el mundo digital hayan dado un paso en las ventas online, eso es algo positivo”. El consumo, según Giménez, también ha cambiado y se está priorizando las compras en establecimientos al aire libre. “El centro tiene una baza para atraer a ese público, al haber entrado en una situación de crisis y de menos facturación, muchos de estos comercios han cerrado sus puertas y no es una situación nueva”.



Giménez pidió mejorar el mobiliario urbano, el acerado y la iluminación del centro. También se quejó del precio elevado que tienen los alquileres de locales comerciales en el centro. En su opinión los cambios en la calzada del Paseo con el cierre parcial a los vehículos ha sido un error. “Falta también vida cultural, la Universidad no está, no hay ningún cine y así no se atrae vida social, hace falta inversión adecuada e inteligente para revitalizar la ciudad”.


Ana Moreno, decana del Colegio de Economistas, señaló que aún no se puede hablar de postcovid, se sigue en la incertidumbre. Se remontó al inicio de la pandemia cuando la tendencia optimista de la economía provincial se había ralentizado. “Esto es una crisis de oferta y de demanda y la economía nos la han cerrado de una forma muy virulenta”.


Se refirió Moreno a las medidas para paliar la crisis que a veces pueden ser insuficientes. “Hasta ahora las medidas han paliado los efectos inmediatos, pero no a largo plazo, hacen falta medidas más contundentes para que las empresas vuelvan a invertir y remontar la cifra de 7,5 millones de personas paradas en España y que las entidades financieras seleccionen bien las ayudas y las ayudad europeas van a ser claves”.


El catedrático de Historia de la Universidad de Almería, Andrés Sánchez Picón, indicó que “estamos sufriendo unas caídas económicas superiores a las del crack del 29 y es crisis muy intensa en su percepción”. Esta pandemia, según el profesor, ha hecho estallar las costuras de nuestro estado de bienestar con una alta esperanza de vida. “Creo que esto pasará, pero no volveremos nunca a la situación del 12 de marzo de 2020, seremos diferentes, porque sin salud no puede haber actividad económica”. 


Los antropólogos dicen que el primer signo de civilización es cuando se advierten signos de que un hominido ha sido cuidado por otro, recordó. “En la salud también hay oportunidades empresariales”. Según Sánchez Picón, “el tamaño importa también en todo esto, nunca ha habido tantos almerienses como ahora, sobre todo a partir de 1980, y hemos superado los 700.000 habitantes, y las infraestructuras no han crecido tanto. No hay ninguna zona de Europa tan poblada como el Poniente que esté tan carente de comunicaciones”. Y añadió, “en esta situación, más que nunca, hay que defender nuestra agricultura como la niña de nuestros ojos”.


El economista de la Fundación Cajamar, David Uclés, por su parte, insistió en la profundidad de esta crisis con unas caídas cercanas al - 20% que no tiene precedentes. Uclés consideró que esta crisis es diferente porque depende de factores sanitarios, es autoinfligida con un sistema financiero no afectado a priori. “Me temo que estamos en el horizonte de finales de 2021 para que todo vuelva a la normalidad y habrá más oleadas, aunque tenemos más grado de conocimiento y no hay tanta mortalidad”.

 

Temas relacionados
Crisis económica Coronavirus en Almería

para ti

en destaque