El Acebuche aísla al interno con Covid-19 que apuñaló a su jefe en Torrecárdenas

La prisión activó el protocolo antes de su llegada el miércoles en el módulo de ingresos

Panorámica de El Acebuche desde el norte
Panorámica de El Acebuche desde el norte La Voz

El Acebuche toma medidas preventivas para proteger la salud de funcionarios y reclusos frente a la amenaza, cada vez más cercana, del coronavirus. La prisión organizó durante la mañana del miércoles la llegada y aislamiento del primer interno contagiado desde el inicio de la pandemia. Se trata del trabajador de los laboratorios del hospital Torrecárdenas acusado de apuñalar a su jefe con un cuchillo tras culparle de haber enfermado de Covid-19.


El Juzgado de Instrucción número Dos de Almería, cuyo titular es el magistrado Manuel Rey Bellot, ordenó el ingreso en prisión del facultativo acusado de tentativa de homicidio, según informó la Comisaría Provincial de la Policía Nacional.


La gestión del caso provoca diversos problemas. Inicialmente los agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana que acudieron a la llamada de Torrecárdenas ante la agresión no fueron informados del positivo en coronavirus del detenido.


Posteriormente, tras destaparse el caso, se tuvieron que adoptar medidas durante todo el proceso judicial que acabó con el acusado en prisión provisional en El Acebuche a la espera de juicio.


La cárcel conoció la llegada del interno y activó los protocolos. En los últimos meses, Instituciones Penitenciarias ha trabajado para actuar de urgencia ante este tipo de situaciones. El Acebuche no había tenido ningún caso y la capacidad para identificar positivos antes incluso de ingresar es un elemento fundamental para prevenir contagios en el interior de los muros .




El recluso entró en el llamado módulo de ingresos y quedó aislado y bajo supervisión de los sanitarios a la espera de evolución. Está apartado del resto de personas y su estado de salud es bueno en estos momentos.

Prevención

La irrupción del coronavirus ha sido un preocupación constante para Instituciones Penitenciarias desde el inicio de la pandemia. Las consecuencias de contagios masivos serían graves, por eso, se organizaron protocolos de intervención.


Desde el inicio se cortó radicalmente el acceso de personal ajeno a las prisiones y también se limitaron las comunicaciones y visitas. Aunque estas soluciones funcionarios de manera muy restrictiva en los meses del confinamiento, luego se relajaron mientras la pandemia mitigaba sus efectos.


No obstante, existen espacios en prisión programados para el aislamiento y la estructura en módulos independientes entre sí ayuda a aislar posibles contagios entre la población recluso, una especie de compartimentos estanco. La Junta de Andalucía también realizó test rápidos a los trabajadores y presos, todos ellos negativos (algo más de un millar de test para El Acebuche).

 

Temas relacionados
Sucesos en Almería Coronavirus

para ti

en destaque