“Es la tercera vez que me detienes, te voy a matar, sé dónde vives”

Cinco condenados por alijar en el puerto deportivo de Almerimar y amenazar a la Guardia Civil

audiencia Provincial de Almería.
audiencia Provincial de Almería. La Voz

Francisco y Emilio soltaron amarras pasadas las cuatro de la madrugada. Proa al sur. Mar adentro. La embarcación de recreo dejó atrás poco a poco el pantalán número dos del puerto deportivo de Almerimar (El Ejido) y profundizó en la oscuridad de Alborán hasta coordenadas desconocidas, lejos de los radares y las cámaras térmicas.


Esa noche del mes de mayo, hace tres años, los marineros contactaron con traficantes en alta mar y cargaron un alijo de 85 kilos de resina de hachís valorada en unos 150.000 euros.


La Audiencia Provincial de Almería ha condenado ahora a penas que suman 21 años y dos meses de prisión a los dos marineros acusados del transporte de la droga y a otros tres detenidos en la operación desarrollada por especialistas del EDOA (Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga) la Guardia Civil.


La Sección Tercera de la Audiencia Provincial condena a los acusados por delitos contra la salud pública, contra la seguridad vial y amenazas, según la sentencia a la que ha tenido acceso LA VOZ DE ALMERÍA. 



No solo gestionaron el transporte de la carga sino que también se enfrentaron a los agentes, con intentos de fuga y amenazas. La investigación consiguió describir con detalles la secuencia, la salida de los dos marineros a la búsqueda de la droga, el regreso a El Ejido y las maniobras posteriores para la descarga entre el 8 y el 9 de mayo de 2017.


Registro del barco

Los agentes creen que los acusados Moisés, José y Luis se repartieron las funciones para la descarga de la droga y la contravigilancia, con el objetivo de evitar la irrupción de la Guardia Civil en el puerto de Almerimar.


Sin embargo, el EDOA consiguió acceder con autorización judicial al interior del barco el 10 de mayo de 2017. “Realizó entrada y registro, autorizada por auto judicial, en la embarcación y hallaron en la zona de cocina un doble fondo bajo un sillón  en el que se encontraron 11 paquetes de hachís envueltos en cinta marrón”, señala la sentencia  de la Audiencia.


“En la zona de la sentina de la embarcación se halló otro doble fondo, siendo localizados 15 paquetes similares; y en la zona del depósito de combustible se halló otro doble fondo con un total de nueve paquetes similares a los anteriores y de igual sustancia”, continúa.


Los acusados aceptaron los cargos presentados por la Fiscalía Antidroga y el tribunal dictó sentencia por conformidad en una vista celebrada antes del confinamiento y comunicada ahora, una vez retomada la normalidad en el trabajo de los juzgados y tribunales.  


“El plan que todos ellos habían elaborado, era la obtención de una importante cantidad de hachís para su posterior distribución entre terceras personas”. La Sección Tercera impone igualmente penas de multa de 150.000 euros para cada acusado y prohibiciones de conducción, vinculados a los delitos de seguridad vial durante el intento de fuga en el puerto. 


Las amenazas

La Guardia Civil realizó un gran despliegue en el puerto deportivo de Almerimar para localizar el alijo de hachís. Durante la operación, el acusado Moisés llegó a la zona con un Renault Clio y se topó de frente con los agentes uniformados. 


Se produjo entonces una persecución, con riesgo para guardias civiles y viandantes, hasta conseguir arrinconar al sospechoso en una calle sin salida cercana a la posición. 

Según consta en la sentencia judicial, durante el arresto, Moisés amenazó directamente a un mando del EDOA de la Guardia Civil, al que llamó por su nombre. “Hijo de puta, te voy a matar, es la tercera vez que me detienes. Sé dónde vives y voy a ir a por tu mujer y tu hijo, te voy a hacer daño, te voy a joder”,  recoge el tribunal. 


“Por su contenido y la situación en la que son emitidas estas palabras, encierran, sin duda, el anuncio creíble de causar un mal”, dice el tribunal en su resolución. Por estos hechos, el acusado aceptó una pena de seis meses de prisión por un delito de amenazas, con la aplicación de una atenuante de confesión tardía. Moisés L. B., natural de Almería, nacido en 1985, tiene antecedentes penales y cumplirá cuatro años y nueve meses de prisión por la comisión tres delitos.


 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería