En casa - Día 67

“Dimito de un Gobierno que complica la vida a los ciudadanos”

"El próximo lunes no tendré que limitarme al horario infantil".
"El próximo lunes no tendré que limitarme al horario infantil". Pixabay

“Pacta sunt servanda”, traducido a nuestro idioma “los acuerdos deben mantenerse”. En el español de mañana no se sabe, ni siquiera se sabe en el español de hoy si hacemos caso a la teoría de los mundos paralelos en los que el tiempo va hacia atrás. En cualquier caso, como ninguno de este Gobierno dimite, yo dimito de un Gobierno que complica la vida a los ciudadanos cuando realmente en el mundo paralelo debería de ser lo inverso: facilitar la vida, pero…, “non est remedium”.


A mi hermana, pobrecita mía, no le gusta que escriba de política. A mí tampoco me gusta y por eso no escribo de política. A veces escribo de maniobras orquestales con coro, tenor y soprano, o sea, nada semejante a la política. Escribir acerca de política, así, de sopetón, sería tener que recordar a la totalidad del Hemiciclo que este virus se ha llevado ya la vida de treinta mil personas aproximadamente, que en este país cabalga la pobreza con tintes de llegar a desbocarse. Sin sacar la lista de peticiones clamaría a todo el Congreso que se dejen de zarandajas y que el Gobierno, sus parásitos, y los de enfrente, desfilen en silencioso duelo por el camino de proporcionarnos soluciones, para eso los elegimos y pagamos, o, al menos, que entren en razones si saben lo que son, las razones digo. Claro está, como siempre, este no es momento oportuno o lo escrito no es ‘políticamente correcto’. Estos principios entre otros, querida hermana, me llevan a no escribir de política, aunque todos hacemos política desde el primer café de la mañana, a ver si me entiendo.


Tengo muchos conocidos, y algunos amigos, militantes en todos los diferentes partidos políticos con representación parlamentaria. Con los amigos, con nadie si es posible, evito hablar de política o de religión; conversaciones de este porte te calientan la cabeza y dejan los pies fríos. De ahí que nunca jamás nos hayamos incomodado. Esto no quita para que de cuando en cuando me pregunte si estos, aquellos, los de más allá, estarán conformes o se le revolverá el estómago con lo que está derivando ahora, con lo que sucedió antes, con lo que hace este actual Presidente o con lo que hizo el anterior, toda una tarde en un restaurante mientras le zumbaban una moción de censura. Desde el fondo del escritorio Amy Macdonald canta que ‘Esta es la vida’, en tanto que Chris Isaak aguarda turno para su ‘Juego malvado’. Luego, con un hueco a Fleetwood Mac, dejaré a su antojo a The Beatles, qué grandes.


Me hacen saber que en los municipios de menos de 10.000 habitantes se han eliminado las franjas horarias para salir a la calle, con lo cual el próximo lunes no tendré que limitarme al horario infantil. También, me cuentan, la actividad deportiva se podrá́ practicar en el término municipal o, en su defecto, a una distancia máxima de cinco kilómetros, incluyendo municipios adyacentes, siempre que se encuentren dentro del ámbito de aplicación de esta orden y pertenezcan a la misma unidad territorial de referencia. (Ya estamos con el lío).



Tiempo hay de descifrar esta orden. De momento, yo, sin dudarlo, me quedo en casa.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/194043/en-casa-dia-67

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería