Los ‘harragas’ de Argelia alimentan una migración exprés

Los migrantes se ponen en manos de las mafias con la esperanza de orillar en Cabo de Gata

Una patrullera de la Guardia Civil apresa una lancha rápida en la Operación Celestina-Cerrojo.
Una patrullera de la Guardia Civil apresa una lancha rápida en la Operación Celestina-Cerrojo. La Voz

Las mafias de tráfico de seres humanos en el norte de Argelia alimentan un gran motor de combustión con la esperanza de los harragas, los jóvenes inmigrantes embarcados en la aventura de cruzar el Mar de Alborán en una patera.


El término árabe se popularizó en los años ochenta entre marroquíes, argelinos y tunecinos para describir a quienes quemaban sus documentos de identidad para despistar a las autoridades europeas y evitar su repatriación.


Hoy, los harragas cobran una nueva vigencia con la apertura de un sistema inédito de introducción de inmigrantes irregulares en las costas de la provincia de Almería, una suerte de migración exprés que genera problemas humanitarios y serias dudas de seguridad.


Autoridades europeas como Europol y Frontex (Agencia Europea de Guarda de Fronteras y Costas) y responsables de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han alertado del potencial impacto de las lanchas y narcolanchas rápidas usadas como “pateras taxi” entre Orán (Argelia) y Cabo de Gata.



Desde finales del año 2018, cuando los agentes de la Benemérita comenzaron a detectar los primeros casos, las autoridades han realizado al menos tres grandes intervenciones contra las mafias de traficantes argelinos, a saber, Operación Celestina, Operación Trópico y la reciente Operación Sidecar.


El sistema se caracteriza por nacer en las playas de Argelia, usar embarcaciones rápidas con un precio de entre 2.000 y 2.500 euros por billete y por la capacidad para alcanzar una playa almeriense en apenas tres horas. Dicho de otro modo, los botes son capaces de tocar tierra antes de la irrupción de los agentes tras el aviso de los radares del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE), gestionado desde la Comandancia de Almería.


Repatriaciones

Las lanchas detectadas por la Guardia Civil entre los días 1 y 3 de mayo tenían motores capaces de impulsar las naves hasta los 40 nudos, un auténtico reto para una persecución policial.


Estas capacidades de maniobrabilidad permiten, en la práctica, cubrir la travesía de Orán hasta Níjar, Mojácar o Carboneras, desembarcar a los inmigrantes irregulares y regresar de nuevo a África. De hecho, en la Operación Sidecar dos de los nueve botes localizados por el Instituto Armado lo hacían en su fase de regreso a Argelia con un patrón y un guía, según informó la Comandancia.


La importancia de orillar en Almería es especialmente significativa para marroquíes y argelinos. España cuenta con acuerdos bilaterales para su repatriación (unos cupos diarios), de modo que buena parte de los migrantes irregulares localizados regresan a su origen.


Mientras los subsaharianos buscan alcanzar zona SAR de España (zona de rescate en el mar) para recibir el auxilio de Salvamento Marítimo, convencidos de la ausencia de acuerdos de repatriación, marroquíes y argelinos se adentran en Alborán con el deseo de tocar sueño español y ocultarse.


Las cantidades económicas pagadas a las mafias es diferente en ambos sistemas y también los botes. Las tradicionales pateras halladas en aguas de Almería y Granada presentan unas condiciones muy precarias. 


No en vano, según datos de la Organización Internacional de Migraciones (órgano vinculado a la ONU), más de 1.000 personas han muerto en estas aguas en los dos últimos años en naufragios de pateras.


En cambio, las narcolanchas cuentan con motores diseñados para no desfallecer en la travesía. Incluso son capaces de echar un pulso a las patrulleras del Servicio Marítimo durante la persecución, como sucedió hace dos semanas cuando una barca llegó a impactar con una embarcación de la Guardia Civil (fueron detenidos y puestos a disposición judicial).


La Policía Nacional informó de la captura de un embarcación de estas características con 350 caballos de potencia el 14 de abril. No era una patera común sino el síntoma de un fenómeno distinto.


Esa misma noche otras lanchas similares partieron a la vez desde Argelia con rumbo a Almería. En una de ellas viajaba un yihadista británico retornado de Siria y considerado como uno de los terroristas más buscados de Europa. Gracias a esta migración exprés, se camufló entre jóvenes argelinos y consiguió desembarcar. Luego fue detenido en una operación de la Guardia Civil cerca de El Quemadero.


Es un caso aislado, el único conocido de un yihadista retornado por esta vía. El problema sigue siendo esencialmente humanitario. Y de seguridad. Las mafias.


Los indicios de la un nuevo modelo

1. Op. Celestina 

Junio 2019. Guardia Civil. Siete argelinos detenidos por usar lanchas rápidas. Localizadas 79 personas en las embarcaciones. 


2. Op. Trópico

Febrero de 2020, aunque gestada meses antes. Policía Nacional y Europol. 26 detenidos entre Almería y Alicante. Pateras taxi.


3. Op. Altepa

Abril de 2020. Policía Nacional. Localización de tres terroristas que habrían entrado en España en embarcaciones exprés desde Argelia.


4.Op. Sidecar

Mayo de 2020. Guardia Civil. 11 detenidos.


 

Temas relacionados
Pateras Policía Nacional Taxi Carboneras Repatriación Mar de Alborán Cabo de Gata Salvamento marítimo

para ti

en destaque