La Guardia Civil cierra la provincia en el puente con 20 puntos de control

La Comandancia de Almería supera las 8.000 multas y acumula 51 detenidos por desobediencia

Escalonados en una salida de la Autovía del Mediterráneo a la altura de Guainós,  un nutrido grupo de agentes de la Guardia Civil de El Ejido, Adra y Almería canalizan los vehículos hacia una amplia rotonda en la salida.  Cada coche, cada furgoneta, pasa el examen de los agentes a pie de asfalto, en plena campaña de protección de las medidas de confinamiento y, por ende, de lucha contra la extensión del coronavirus.


El dispositivo se desarrolló la tarde del miércoles coincidiendo con el inicio (este año solo teórico) del puente de Semana Santa y contó con la presencia del coronel jefe de la Benemérita en Almería, Arturo Prieto.


La Comandancia ha diseñado su particular “plan cierre”,  un despliegue diseñado para evitar el desplazamiento de posibles turistas o personas destinadas a segundas viviendas. Este tránsito está específicamente prohibido por el estado de alarma y supone un riesgo para la salud pública.


“Los controles de acceso a la provincia y a los grandes núcleos de población buscan  evitar los desplazamientos, especialmente aquellos que se producen hacia segundas residencias o a zonas con personas de riesgo”, explica David Domínguez, portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil en Almería.




El plan supone más de 20 grandes controles a lo largo del puente en las principales vías de acceso a la provincia por Adra, Fiñana y Huércal-Overa, si bien no es óbice para que los dispositivos se articulen en vías secundarias alternativas.


Según datos oficiales, la Comandancia de la Guardia Civil ha cursado desde el inicio del confinamiento más de 8.000 sanciones por la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana (conocida como Ley Mordaza). Todas ellas van a la Subdelegación del Gobierno para tramitar las multas que, según las primeros expedientes, rondan entre los 600 y los 800 euros de media.


Además, los casos más graves se convierten en imputaciones de delitos por desobediencia. “Normalmente son reiteraciones o conductas graves como fiestas que, por así decirlo, van más allá de la simple ruptura del confinamiento”, señala David Domingo. El Instituto Armado ha arrestado a 51 personas por conductas de resistencia y desobediencia que acabarán ante el juzgado.

Las playas
La Benemérita suma el grueso de las denuncias en la provincia de Almería, aunque la cifra se dispara si se añaden los registros de la Policía Nacional y las policía locales implicadas.  Algunos municipios levantinos como Mojácar, Garrucha, Níjar y Carboneras han afinado también su vigilancia al tratarse de zonas especialmente turísticas y con segundas residencias de muchos ciudadanos domiciliados en otras provincias españolas.


La entrada a los núcleos costeros encontrarán durante los próximos cuatro días un primer filtro de la Guardia Civil y luego otras barreras de la Policía Local. La Comandancia ha insistido en la voluntad de ofrecer un trato especialmente delicado con los ciudadanos y, al mismo tiempo, ha advertido que muchas de las ‘excusas’ luego son comprobadas en fase de investigación.

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería