Los balcones se visten de azul para celebrar el Día Mundial del Autismo

ALTEA entrega material de protección a sanitarios y cuerpos de seguridad en este día

Las familias crean rutinas y actividades para superar la cuarentena.
Las familias crean rutinas y actividades para superar la cuarentena. La Voz

Desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas lo decretase en el año 2007, cada dos de abril se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo para insistir sobre la necesidad de mejorar la calidad de vida de estas personas y su integración social.


A este respecto, la Asociación ALTEA celebra cada año este día a través de diferentes propuestas y aunque en esta ocasión no van a dejar de hacerlo, las circunstancias que atraviesa el conjunto de la sociedad como consecuencia de la crisis sanitaria por el Covid-19 requiere una celebración distinta.


Concretamente, en este 2020 ALTEA celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo recaudando material de protección que se han repartido por los cuerpos de seguridad y de sanidad de la provincia, los verdaderos protagonistas y héroes en estas fechas, como señalan desde la organización.


Asimismo, con el objetivo señalado anteriormente de concienciar socialmente sobre quienes padecen este trastorno, ALTEA propone a todos los almerienses a que este jueves día dos de abril, a las 21.00 horas, salgan a los balcones a aplaudir vestidos de azul y con la linterna de los móviles encendidas para hacer mención a la presencia del autismo y por supuesto agradecer a las personas que están luchando en primera línea esta batalla.



Autismo y confinamiento

El ministerio de Sanidad hizo público en el Boletín Oficial del Estado del pasado 20 de marzo la flexibilización de las normas de confinamiento para las personas con TEA, de forma que se les permite salir a la calle junto con un acompañante y siempre respetando las normas de distancia y seguridad.


Este hecho ha provocado en varias ocasiones la llamada de atención de algunos vecinos que desconocía este permiso, por lo que se ha propuesto que los padres que salgan con sus hijos lleven un pañuelo azul en su brazo, o bien, un paraguas abierto. De esta manera, los vecinos podrán reconocer el motivo de la salida.


Y es que, tanto para los niños como adultos con TEA, el encierro prolongado en casa puede provocar una respuesta emocional variable. Así, estas familias se enfrentan a una situación aún más difícil, pues deben vigilar las conductas repetitivas, o de ansiedad. Por ello, se recomienda establecer una rutina con actividades y horarios que permitan entretener y mantener activas a estas personas.

 

Temas relacionados
Sanitarios Asociaciones Confinamiento Vecinos

para ti

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

en destaque