“En la Plaza Vieja ni se tala ningún árbol, ni se derriba ningún monumento”

Carta del alcalde leída en la recepción del ‘Chumbo Verde’ de Amigos de la Alcazaba

Fernández-Pacheco no pudo acudir a la entrega de los Premios Alcazaba.
Fernández-Pacheco no pudo acudir a la entrega de los Premios Alcazaba.

Ramón Fernández-Pacheco, alcalde de Almería, ha recibido el premio Chumbo Verde de la Asociación Amigos de la Alcazaba. No pudo recogerlo, ya que estaba en Sevilla en una conferencia, así que envió la siguiente carta.


"Queridos amigos, buenas noches:


En estos momentos, si todo va como está previsto, debo estar dentro de un avión que me trae de vuelta de Sevilla, donde había sido invitado meses atrás a pronunciar hoy una conferencia sobre mi visión de Almería en el conjunto de la Andalucía actual.


Esa es la razón por la que esta noche no esté aquí en este teatro, recogiendo personalmente el premio que tan amablemente me habéis concedido. Vaya por delante mi felicitación a los otros premiados, la Diputación Provincial, el historiador Valeriano Sánchez, el Grupo Regente y el grandísimo fotógrafo almeriense Carlos Pérez Siquier,  extensiva a los organizadores de este acto.


Quiero felicitaros por el acierto que supone escoger el chumbo como metáfora de estos premios, porque con el chumbo pasa como con algunas cosas en la vida: a primera vista nos parecen poco apetecibles, pero si nos acercamos a ellas con buena voluntad y con interés de encontrar cosas positivas, acabamos descubriendo un interior dulce y sorprendente.


A estas alturas, aunque nada o casi nada me sorprende, no puedo dejar de admitir cierta tristeza al comprobar la facilidad con la que algunos debates se deslizan en Almería por caminos tan innecesarios como improductivos.


Y es que para debatir no basta con hablar. No basta con pensar que nuestra posición es siempre la más acertada. Para debatir hay que ESCUCHAR. Y me temo que aquí no todo el mundo ha escuchado, o lo que es todavía peor, no ha querido escuchar.


De entrada, permitidme que repita algo que hemos dicho desde el Ayuntamiento muchas veces y que otras tantas ha sido ignorado y malinterpretado a conciencia: en la Plaza Vieja ni se tala ningún árbol, ni se derriba ningún monumento.


Lo que vamos a hacer es trasplantar todos esos árboles a otra zona de Almería y vamos a sustituirlos por otros de menor porte y raíces menos agresivas que no dañen el patrimonio arqueológico y permitan contemplar las fachadas protegidas de la Casa Consistorial y el convento de las Claras.


Se va a hacer igual que se ha hecho ahora en la Plaza Careaga. Del mismo modo, el Pingurucho ni se derriba, ni se oculta.


Como herederos que somos todos de la gesta de los defensores de la libertad frente el absolutismo, creemos que el monolito necesita un lugar más visible y menos aprisionado por el entorno, como está en la actualidad. Por eso lo vamos a llevar a un espacio donde destaque como merece y donde su diálogo con la trama urbana de Almería sea más claro: en la confluencia del Paseo y de la Rambla, en el inicio del Parque Nicolás Salmerón, a la entrada del único espacio verde declarado BIC en Almería.


Allí seguiremos celebrando con solemnidad el recuerdo de su gesta y proclamaremos nuestra vocación de ciudad muy noble, muy leal y decidida por la libertad. Este fue el proyecto que anunciamos desde el equipo de gobierno antes de las elecciones y que incluyó el Partido Popular en el Programa Electoral con el que nos presentamos a las últimas elecciones municipales y que resultó el más votado por los almerienses. Yo respeto las impresiones de quienes aseguren ser depositarios de la voluntad mayoritaria de los almerienses, pero por el momento el único elemento que tenemos en democracia para medir los apoyos y los respaldos son las urnas. Por lo tanto, recibo este premio por hacer lo que anuncié que iba a hacer y que fue refrendado libre y democráticamente por la mayoría de almerienses.


Y creo que era necesario que este acto contase con la visión que muchos almerienses tenemos sobre este proyecto de remodelación de la Plaza Vieja, que forma parte de un ambicioso proyecto de revitalización e impulso de la zona como eje de un Casco Histórico que necesita más actividad, más presencia y más vida que la que ahora tiene. Un proyecto al que habrá que unir actuaciones en el Cerro de San Cristóbal, el Parque de la Hoya y el aclarado del espacio urbano que rodea la fortaleza que da nombre

a vuestra asociación y que nos permite contemplarla ahora como ningún almeriense vivo la había visto antes.


Y decía antes que el diálogo es también escuchar. Por eso el Ayuntamiento escuchó las voces de los que, inicialmente, pensaron que el proyecto necesitaba más zonas de sombra. Por eso lo modificamos y añadimos más árboles y zonas arbustivas de manera que, cuando terminen las obras, habrá más vegetación en la Plaza Vieja que ahora mismo.


Es muy posible que estas palabras no modifiquen la impresión de muchos y que no mueva la impresión de quienes han establecido sobre el proyecto una posición impermeable a la discrepancia sobre sus ideas iniciales.


No obstante, creo que estaba en la obligación de decir por escrito lo que gustosamente os hubiera dicho de palabra. Y es que son las palabras, con su enorme poder de entendimiento, las que sostienen las ideas de transformación y mejora que necesitan todas las ciudades.


En ese camino, sabed que siempre podréis encontrar a este Equipo de Gobierno Municipal y a este alcalde.

Buenas noches". 

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería