Las obras de iluminación de la Alcazaba llevan tres meses paralizadas

La paralización pone en peligro las visitas nocturnas al monumento durante el verano

Un grupo de turistas durante una visita nocturna a la Alcazaba.
Un grupo de turistas durante una visita nocturna a la Alcazaba. La Voz

La paralización de las obras de iluminación exterior de la Alcazaba de Almería desde noviembre del año pasado puede poner en peligro la organización de visitas y actividades nocturnas en el conjunto monumental durante este verano. Según ha confirmado la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía a este diario, en la actualidad las obras de iluminación “se encuentran terminadas en sus dos terceras partes”, por lo que restarían alrededor de cuatro meses para su finalización.


Esto significaría que, si fueran reanudadas urgentemente a principios de marzo podrían estar terminadas a primeros de julio, con lo que ya se podría haber perdido un tiempo precioso para la proyección turística del monumento durante las noches. No hay que dejar de tener en cuenta que las visitas nocturnas durante los veranos se han constituido como uno de los principales atractivos, no solo de la Alcazaba, sino también de otros muchos conjuntos monumentales andaluces.


En todo caso, la Consejería asegura que “en estos momentos y ante los problemas técnicos que han surgido, al ejecutarse en un Bien de Interés Cultural con la garantía de la máxima protección como es La Alcazaba, desde la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio Histórico se están realizando todas las actuaciones precisas para reactivar los trabajos y terminarlos en el menor plazo posible”.


 De esta forma, para la Junta de Andalucía “la prioridad es garantizar la correcta iluminación del monumento más importante de Almería durante todo el año” y para ello espera que las obras se reanuden “cuanto antes”.




Lo cierto es que en la actualidad, la Alcazaba cuenta con menor iluminación que en años pasados, por lo que resultaría prácticamente imposible realizar las visitas nocturnas, en especial en todo el segundo recinto del monumento (alberca, casa del alcaide, o la ermita), mientras que las ruinas siguen sin estar iluminadas. Por otro lado, la zona de la entrada, hasta la torre de la Justicia, cuenta una iluminación provisional.


Falta de dinero Aunque la Consejería habla de que problemas técnicos podrían estar detrás de la paralización de las obras, otras fuentes consultadas afirman que también existirían problemas económicos, después de que se adjudicara a la empresa Sistem Infraestructuras y Operaciones EPC el 9 de mayo de 2018, en 598.586,04 euros, un 25% por debajo del importe de licitación, que ascendía a  806.466,79. Según criterios técnicos y jurídicos, se habla de baja temeraria cuando el precio se reduce en más de un 25%.


Uno de los autores del proyecto, el arquitecto Eusebio Villanueva, hoy concejal del Partido Socialista en el Ayuntamiento de Almería, considera, por su parte, que tanto quienes hablan de problemas técnicos como  económicos pueden tener razón. “Es posible que se adjudicara a la baja, pero si a ello unimos problemas administrativos y un retraso injustificable en la gestión y administración de los trabajos, nos encontramos con la situación actual”, explica.


Complicado en verano Villanueva piensa que será ya muy difícil que la obra esté terminada para este verano, lo que supondrá ciertamente un revés, pero va más allá al afirmar, como gran conocedor de un monumento en el que ha trabajado muchos años, que “el problema real de la Alcazaba es que se ha convertido en un arma arrojadiza para los políticos, de la que siempre se habla mucho y al final no se hace nada, porque solo se busca el rédito a corto plazo”.


El edil  estima que lo que el principal monumento de Almería necesita “es un plan general, con la colaboración del Ayuntamiento y la Junta de Andalucía, que potencie el monumento desde el punto de vista cultural, un trabajo callado, continuo, de investigación, que lo ponga en valor, porque hasta el momento “la única interpretación seria de la Alcazaba la hizo en su momento el arqueólogo Lorenzo Cara”.


Una necesidad desde 2010 La necesidad de acometer obras de mejora de la instalación eléctrica y la iluminación interior y exterior de la Alcazaba surgió a partir de 2010, puesto que, como expone la propia Consejería de Cultura, el conjunto monumental sufría ya de graves problemas en algunas de sus instalaciones, especialmente en las eléctrica y de iluminación, así como en los sistemas de vigilancia y alarma, cuya obsolescencia provoca múltiples averías que afectaban tanto al normal funcionamiento interno como a la visita pública.


También se destacaba su elevado consumo energético, lo que causa un alto coste de mantenimiento. Por todo ello, la gran extensión del conjunto hacía imprescindible la colocación de un sistema de gestión integral de las diferentes instalaciones existentes.


Posteriormente, la Consejería consideró en sus memorias presupuestarias de 2014 a 2017 que el proyecto era prioritario, aunque no se acometió en ninguno de esos años. Fue en marzo de 2017 cuando Cultura firmó un convenio de colaboración con la Fundación Sevillana Endesa para emprender “obras de  iluminación exterior del monumento así como del recorrido y espacios visitables, con el objeto de realzar su imagen ante la ciudad y posibilitando la realización de visitas y actividades nocturnas para dar con ello respuesta a una demanda real y existente”.


En agosto de 2018 se firmó el acta de remplanteo y las obras comenzaron a finales de ese mismo año en una primera fase, que terminó. A continuación comenzó la segunda , que sufrió retrasos hasta su paralización en noviembre de 2019.

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería