La Junta sigue sin conceder el acercamiento a la familia de una mujer enferma

Ana continúa en la residencia de mayores de Tíjola, pese a que Igualdad anunció su traslado

Ana García, en la residencia de mayores de Tíjola.
Ana García, en la residencia de mayores de Tíjola. La Voz

La Consejería de Igualdad sigue sin conceder el traslado de Ana García desde la residencia de mayores de Tíjola, donde esta mujer de 75 años se encuentra desde el mes de julio del año pasado, a otra cercana a la capital, donde vive parte de su familia, y para poder así estar junto a ella.


Esto es así a pesar de que la propia Delegación provincial aseguró a este diario el pasado diciembre que esperaba que la petición de la familia se resolvería “en un plazo muy breve” y que en cuestión de días podría aprobarse el traslado a una residencia de Abla que “no tiene ni mucho menos una demanda elevada”, y que satisfacía los deseos de sus familiares.


Sin embargo, estas previsiones no se han hecho realidad y, lo que es peor, los funcionarios que atienden a Ana han transmitido a sus hermanos y sobrinos un mensaje muy diferente del que han ofrecido los responsables políticos de su departamento a La Voz. Y es que, después de haberles reclamado distintos trámites (que por otra parte ya estaban resueltos), les han vuelto a comunicar que los expedientes de traslado tienen una media de espera de dos años hasta las residencias de Almería y sus cercanías, como puede ser el caso de Abla. En este caso,  les dijeron que su residencia es concertada y las plazas son para personas con riesgo de exclusión social.


Como ya informó este periódico, el estado de salud de Ana, que sufrió un ictus el año pasado, empeoró aún más al ingresar en Tíjola puesto que allí se encontraba muy sola, no tenía ningún familiar cercano y sus hermanos solo pueden visitarla habitualmente los domingos, en el mejor de los casos, pues uno de sus hermanos reside en Mallorca.


Amputación Además, su estado de salud ha empeorado aún más en los últimos días, puesto que, como informa su familia, los médicos les han comunicado que tendrán que amputarle una pierna, después de sufrir unas heridas que se complicaron por distintos motivos, entre ellos su diabetes y  sus problemas de circulación sanguínea.


De ahí a que la familia reclame ahora también, al igual que sucede con el expediente de la mujer de 101 años a la que no se reconoce su dependencia, que se agilice su expediente de traslado por motivos obvios. Según la familia, Ana solicitó la residencia de Tíjola porque le aseguraron que si no lo hacía podía perder su plaza, y que en cualquier caso podría solicitar su traslado a Almería en breve, algo que ahora se les antoja más que complicado.

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería