Los profesores y padres almerienses no quieren el pin parental

Los docentes consultados creen que no se puede pedir autorización para contra la ley educativa

El pin parental ha abierto una fuerte polémica en todo el país.
El pin parental ha abierto una fuerte polémica en todo el país. La Voz

Colectivos de profesores de Almería consultados por este diario se han mostrado mayoritariamente en contra del polémico pin parental promovido por Vox que ya existe en la comunidad de Murcia.


El ultimátum del Gobierno de Pedro Sánchez, que  ha dado un mes de plazo al Gobierno de Murcia para "restaurar la legalidad" y retirar el "veto parental", antes de que el Ejecutivo recurra esta medida en los tribunales de Justicia, ha levantado un enorme revuelo en todo el país y especialmente en Andalucía, como candidata a su aplicación futura.


En la provincia de Almería, las asociaciones de docentes y los profesores consultados por La Voz tienen claro que esa autorización que promueve Vox sobre cualquier materia no solo no tiene sentido, sino que contraviene la legalidad. María del Mar Golbano, presidenta del sindicato de enseñanza Anpe en Almería, dice que este pin parental supone un ataque “a la autonomía de los centros y de los profesores”. A su juicio, en el sistema educativo es fundamental que se respete la autoridad del profesor, siempre que su trabajo se ajuste a la Ley de Educación.


Golbano también es de las que piensan que se trata de una polémica artificial, puesto que la opinión de los padres ya es tenida en cuenta en los consejos escolares. “Todo este lío suena a cortina de humo, no sé si de quienes quieren tapar algo o de quienes quieren ser protagonistas de algo, en este caso Vox”, dice.


Al igual que Golbano, otros  miembros del colectivo docente estiman que la participación de las familias está suficientemente garantizada en el sistema educativo español, y que este pin, por tanto, no aporta nada nuevo.


Enseñanza obligatoria Amparo García, directora del IES Aguadulce y vocal en Almería de la Asociación de directores de centros andaluces de Secundaria, señala por ejemplo, que la aplicación del Plan de Igualdad “es obligatorio en todos los centros educativos andaluces”, en tanto en cuanto ha sido aprobado por la Junta, por lo que le parece evidente que no se puede pedir la autorización de los padres para que sus hijos reciban una educación que es obligatoria. Y que además, como incide, ha pasado por los consejos escolares de los centros, con lo que los padres han tenido ya la oportunidad de expresar su opinión.  “Los centros tenemos que estar dentro de la Constitución,  ser muy estrictos en la aplicación de la ley y enseñar en Democracia”, añade.


Aunque entre los profesores quede clara la oposición a que los padres puedan oponerse a que sus hijos reciban una educación obligada por la ley, también hay quien opina que en el día a día de los centros  existe la posibilidad de propiciar un  adoctrinamiento político o moral. Juan Palenzuela, profesor de Historia en el IES de El Alquián, parte de la base de que él “no pondría ningún pin a nada”, y de que esta polémica “interesa a unos y a otros”.  A su entender, respetando absolutamente la libertad de cátedra, quizás deberían regularse mejor las actividades “que vienen de fuera a los centros”, como charlas o conferencias, “que pueden prestase a una utilización política” y que no tienen el control necesario.


Otros profesores se resisten a valorar esta medida, al considerar que se trata solo de un señuelo político. “Cuando la política entra por la puerta, la educación y la docencia salen por la ventana. El pin se ha politizado de una manera que ya no tiene recorrido para un análisis serio desde el punto de vista de la educación”, dice José Luis Laynez,  profesor de Secundaria jubilado.


"No se puede vetar algo que está en la ley" Miguel Vera, presidente de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado de Almería (FAPACE , criticó abiertamente el pin parental y a quienes la promueven. “Primero habría que aclarar que se está jugando con la buena fe de las familias, porque este pin es un veto, una censura disfrazada de una solicitud, y si rascamos es algo muy grave”, dijo en Hoy por hoy Almería de la Cadena Ser.


“No se puede vetar algo que está en la ley, las familias no podemos vetar asignaturas… se trata de una polémica falsa, porque Vox sabe que es una propuesta  que está fuera de la ley, pero ya ha conseguido la publicidad que buscaba, aunque con ello siembre el miedo y la desconfianza del profesorado”, añadió Vera.


Por su parte, Luciano Consuegra, presidente de la Federación Católica de Padres de Familia y Alumnos en Almería, se mostró muy cauto al valorar la aplicación del pin. “Se debe tener en cuenta la opinión de las familias en todos los aspectos de la educación de nuestros hijos”, dijo. No obstante, afirmó que la directiva de la federación tomará una postura sobre este asunto la semana que viene.


Un veto a “la imposición de la ideología de género” Antonio de Miguel Antón, responsable del Área de Educación en el Consejo Político de Vox, explica en la página web de este partido que la propuesta del pin parental parte del  “evidente adoctrinamiento en ideología de género que sufren los menores en los centros educativos, en contra de la voluntad y contra los principios morales de los padres, a  través de contenidos curriculares en asignaturas,  actividades tutoriales, talleres y clases sobre ideología de género, así como una educación afectivo sexual que incumple flagrantemente el artículo 27.3 de la Constitución Española y los derechos que les asisten a estos como padres”.


A continuación, explica que el pin parental “es una solicitud que va dirigida a los directores de los centros educativos en los que estudian nuestros hijos”. “Con tal instancia -añade- solicitamos a la dirección que nos informe previamente, a través de una autorización expresa sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad, que puedan resultar intrusivos para la conciencia y la intimidad de nuestros hijos, de tal modo que como padre o madre pueda conocerlas y analizarlas de antemano, reflexionar sobre ellas y en base a ello dar mi consentimiento o no, para que nuestro hijo asista a dicha formación”.


El responsable de Educación de Vox continúa informando de que en este escrito  se solicitará “la información que facilite el centro, refleje una breve programación con la descripción de la actividad, sus contenidos objetivos, materiales, fecha, duración, nombre y titulación de la persona que lo imparte y entidad responsable de su organización o dirección”.
“De no contar con dicha información previa y sin esta autorización firmada previamente a su impartición, le solicitaremos al director del centro, que exima la asistencia nuestro hijo a dicha actividad, facilitándole la posibilidad de realizar una tarea alternativa durante la impartición de la citada actividad”, concluye el texto destinado a explicar como fel polémico pin de Vox.

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería