El ‘granito de arena’ de un físico almeriense en el mundo de la energía

Miguel Ángel González desarrolla su vida profesional en el ámbito de la producción de energía

Miguel Ángel González, en Madrid
Miguel Ángel González, en Madrid La Voz

“El desarrollo de las energías renovables será un punto estratégico clave en nuestra sociedad futura”, dice Miguel Ángel González Herrera. “Como especie, hemos tenido un éxito fantástico, pero quemando combustibles fósiles hemos liberado, en apenas unos 150 años, enormes cantidades de carbono. Hemos transformado sustancialmente nuestro entorno, y afectado al clima a escala global. Los datos indican que las causas del cambio climático tienen un fuerte componente antropogénico”.


“Pero, no está todo dicho”, sonríe. “Debemos tornar este impacto en positivo, generar energía de otras formas, y la energía eólica, entre otras, tendrá un desarrollo rápido y un papel importante en estos cambios. Lo que me motiva en mi trabajo es que, aunque sea de una pequeña manera, pueda contribuir en este cambio...”.


Miguel Ángel ha desarrollado casi toda su vida profesional en el campo de la producción de energía. Es de Almería, y estudió Física en la Universidad de Granada. Luego, su trayectoria se ha desarrollado en la empresa privada. Fue ingeniero de ensayos, fundamentalmente, en plantas de producción de energía nuclear como Almaraz, Trillo y Vandellós II. Y actualmente es ingeniero de ensayos mecánicos en el equipo de validación para Siemens-Gamesa Renewable Energy.


Ensayos


“Llegué a la Física por casualidad”, recuerda. “Siempre me han gustado la Ciencia Ficción, el espacio, la astronomía..., así que creo que mi gusto por la Ciencia se fue fraguando poco a poco... Siempre me han gustado los retos, y la Física es la ciencia más básica, la que trata de responder los problemas fundamentales acerca de cómo funciona la Naturaleza, desde las escalas más pequeñas, a las más grandes en el Universo”.



En su trabajo actual, se dedica a “describir y analizar los ensayos que se hacen a diversos componentes de nuevos prototipos de aerogeneradores, los molinos de viento que vemos desde la carretera”, explica. “Básicamente, mido variables físicas en ellos. Estoy especializado en las medidas de vibraciones en maquinaria rotativa y otros componentes. Así podemos hacer un diagnóstico de su estado y anticiparnos a los fallos”.


Los aerogeneradores, aunque por fuera parezcan estructuras simples, tienen un diseño y una estructura interna muy compleja, asegura. “Hasta el más mínimo detalle está pensado para optimizar su rendimiento”, apunta. “Actualmente trabajo en los nuevos diseños, de potencias de 2,1 y 4,5 megavatios”.

 

Temas relacionados
Los Molinos Ciencia Medio Ambiente Cambio climático Energías renovables AlmeríaTech Astronomía

para ti

en destaque