“Yo soy la mujer a la que estáis buscando”: aparece el “ángel de la guarda”

Mari Ángeles Varón, de 32 años, socorrió al matrimonio atropellado en la capital el 5 de enero

Mari Ángeles Varón se convirtió en el \'ángel de la guarda\' del matrimonio atropellado en la capital.
Mari Ángeles Varón se convirtió en el \'ángel de la guarda\' del matrimonio atropellado en la capital. La Voz

Eran poco más de las 11:00 de la mañana del sábado cuando en la redacción de este diario sonó el teléfono. Al otro lado, una voz que solo dijo: "Yo soy la mujer a la que estáis buscando. Soy Mari Ángeles Varón, tengo 32 años y ayudé al matrimonio que fue atropellado".


No había dudas, era la respuesta a la llamada que el viernes, 10 de enero, María Jesús y su marido, Juan Morales, lanzaron a través de este periódico para encontrar a su "angel de la guarda", una mujer de la que solo recordaban que era morena, de unos 30 años y con gafas y que se convirtió en su tabla de salvación tras el escalofriante atropello que el matrimonio de la capital sufrió el día 5 de enero en torno a las 10:30 horas de la mañana en la rotonda de carretera Sierra Alhamilla, bajo el puente de Avenida del Mediterráneo.


Tras el accidente, en el que un hombre de 65 años que conducía un Hyunday i30 los arrolló mientras cruzaban un paso de peatones, María Jesús y su marido fueron trasladados al hospital, ella con una pierna "colgando" (tenía fractura de tibia y peroné) y él con numerosas contusiones. Y entre tanto no se les iba de la cabeza encontrar a esa mujer que les había salvado la vida. Y apareció. 


El descubrimiento

"Acababa de llegar de trabajar y me puse a ver la prensa, como hago todas las noches, y me llamó la atención la noticia que había publicado La Voz de Almería. Para mi sorpresa, cuando me puse a leerla le dije a mi novio, pero si esa a la que buscan soy yo". Así relata Mari Ángeles Varón, de 32 años, como supo que el matrimonio, al que cinco días antes había ayudado tras un atropello en una calle de la capital, la estaba buscando para mostrarle su agradecimiento eterno por su acto.


"La verdad es que es un orgullo y te alegra que alguien te agradezca tu comportamiento como ha hecho este matrimonio, pero yo creo que ayudar a alguien que ha tenido un accidente es algo que haría cualquier persona", relata Varón con humildad y emoción. Pero es que, como le recordó María Jesús cuando el sábado se pusieron en contacto, "ya no quedan tantas personas con esos valores".


El reencuentro

Y ella los tiene (y los demostró) al igual que tuvo la tranquilidad suficiente para, entre la tensión del momento y los nervios de los dos atropellados, contactar con la ambulancia y la Policía para contar lo sucedido. Y aguardó junto al matrimonio hasta que llegó la ambulancia y entonces se marchó. "Cuando se fueron en la ambulancia me quedé tranquila porque iban a recibir atención médica después del accidente, pero también tuve una sensación extraña porque no les había preguntado su nombre y quería saber qué les había pasado y que se habían recuperado", explica Varón.


Ahora ya lo sabe todo, tiene la tranquilidad de que tanto María Jesús como su marido se recuperan con tranquilidad en su domicilio y ya han concertado una cita. "Cuando me llamó, María Jesús estaba muy emocionada y no paraba de darme las gracias. Ya hemos quedado en vernos cuando ella se recupere y poder darnos un abrazo", concluye.

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería