El parricida de la calle Alcor dice que sufrió malos tratos continuos

El joven de 22 años confesó el crimen de su padre, según informa la Policía Nacional

Acceso a los calabozos de la Comisaría de Almería
Acceso a los calabozos de la Comisaría de Almería La Voz

La Comisaría Provincial de la Policía Nacional en Almería avanza para atar todos los cabos en la investigación del presunto parricidio de la calle Alcor, en el barrio de los Ángeles. Los agentes del Grupo de Homicidios arrestaron a un joven de 22 años de edad acusado de apuñalar a su padre el pasado 13 de octubre. El acusado ingresó en prisión provisional por orden del Juzgado de Instrucción número Cuatro de Almería, como avanzó LA VOZ DE ALMERÍA el 22 de octubre.


Ahora, la Policía Nacional  aporta nuevos datos para unir las piezas de un puzle siempre complejo en episodios violentos de estas características. Según informó la Comisaría Provincial de Almería en una nota, el detenido “confesó la autoría del crimen en dependencias policiales de manera espontánea”.


La víctima fue hallada en el interior de su propia vivienda y no había signos de puertas o ventanas forzadas. “Ninguna de las estancias de la vivienda estaba revuelta, y los familiares más allegados a la víctima no echaban en falta objeto alguno del interior del inmueble”. La investigación se orientó rápidamente hacia una persona de su entorno más inmediato.


Durante las pesquisas la Policía Nacional puso en el punto de mira al hijo de la víctima. La investigación policial se centró entonces en el círculo familiar más cercano. El hijo de la víctima, había sido situado en la escena del crimen la noche de los hechos, algo que en una primera declaración policial negó a los agentes. Entre sus ropas se hallaron manchas de sangre que presuntamente correspondían a su padre, según la Comisaría.


Además, fuentes policiales consultadas por LA VOZ DE ALMERÍA, afirman que el joven aseguró que había sufrido malos tratos continuados por padre de su padre, con quien convivía actualmente en la calle Alcor. Ese sería el presunto móvil de la agresión.

El resultado de la autopsia en el Instituto de Medicina Legal de Almería concluyó que el cuerpo presentaba una herida inciso cortante en el pecho a la altura del corazón y otra de menor entidad en la zona del cuello, además de otras 25 puñaladas producidas por un cuchillo de cocina esencialmente en la espalda.

Los médicos no localizaron las habituales heridas de defensa en los brazos y en las manos, un elemento que tendrá consecuencias en el futuro juicio en la Audiencia Provincial de Almería para discutir un hipotético delito de asesinato. En acusado permanece en las celdas de El Acebuche en prisión provisional, comunicada y sin fianza a la espera de la evolución de las investigación, inicialmente decretadas bajo secreto de sumario por el Juzgado de Instrucción número Tres de Almería.


Los agentes hallan plantas de marihuana

Los agentes de la Policía Nacional hallaron al menos una docena de plantas de marihuana durante el registro de la vivienda de la calle Alcor, según fuentes policiales. Los primeros indicios apuntan también al detenido, al que se le imputa un presunto delito contra la salud pública. Además, la inspección ocultar reveló información clave para el esclarecimiento del suceso. La víctima de 57 años de edad apareció en posición decúbito prono en el suelo del salón y sobre un gran charco de sangre. Cerca del finado, los investigadores hallaron un cuchillo de cocina de grandes dimensiones manchado de sangre.  “El hijo de la víctima, había sido situado en la escena del crimen la noche de los hechos, algo que en una primera declaración policial negó a los agentes”, dice la Comisaría Provincial de Almería.


 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería