“El vecino del siglo XXI colabora con su barrio y le preocupa que esté bien”

Emilio lleva 30 años al frente de la Asociación ‘Albayda’. Sigue siendo un curioso.

emilio hernández es un referente en el movimiento vecinal de la capital.
emilio hernández es un referente en el movimiento vecinal de la capital. La Voz

¿Que calles abarca la Asociación de Vecinos  ‘Albayda ‘?

Avenida del Mediterráneo, Vega de Acá, carretera de Sierra de Alhamilla y calle Adolfo Suárez.


¿Podría calcular el número de vecinos?

Es una población muy grande con pequeños comercios y tres supermercados importantes.



¿La gente porta más bolsas de la compra o perros?

Por aquí pasan bolsas de la compra, carritos y perros. Dentro de lo que cabe la gente está civilizada y suele coger las cacas de los animales y, después de la normativa municipal, todos van con la botellita que sólo desinfecta, porque el pipí va a pudrir el hierro de la farola.


Después de 30 años al frente de la Asociación, ¿cómo define al vecino del siglo XXI?

Aquel que colabora con su barrio, que le preocupa que todo esté bien. Me llaman a mí cuando hay un problema; luego llamamos al Ayuntamiento y se repara. Hay vecinos que asisten a las celebraciones, otros que no colaboran mucho, y otros que tú los llamas y están siempre. Organizamos actividades para todos los almerienses, como clases de flamenco, danza clásica, ajedrez, clases de ruso, expresión corporal, bailes de salón para adultos... todo en nuestra sede de la calle Muñoz Zamora.


¿Cómo es el vecino en relación al vecino?

Ese siempre va a existir. En estos días a unos vecinos se les ha quemado la vivienda y ha habido colaboración vecinal, aparte de su familia. Yo tengo un vecino en mi zona que de vez en cuando me tomo una cerveza en su porche y me llevo una latilla de anchoas y aceitunas y él su jamón, y conversamos juntos.


¿Con cuál de ellos se encuentra más a menudo?

Con el zapatero, es un artesano y un símbolo en Cortijo Grande, no tiene prisa por nada. Siempre tiene algo de conversación, y no le gustan los chismes.


¿Sabe que hay un músico en Almería, bajista de jazz, que se llama Javier Domínguez y se apoda  “El vecino “?

No lo sabía. ¿De qué barrio es? Me parece bien que se haya puesto ese apodo.


¿Cuál es su canción favorita?

Me gustan todas las canciones de Nino Bravo. Las llevo en un compact disc. A mis hijos los tengo hartos de tanto Nino Bravo (se ríe).


¿Son bien aceptadas las propuestas del barrio que hace la Asociación?

Yo fui el primer presidente de la asociación Albayda con 28 años, en 1989. Cuando Fernando Martínez era concejal de Cultura, antes de ser alcalde, le propuse poner el nombre de plantas a las calles. Ahí están.


Cuénteme una anécdota del barrio.

Hay una calle que se llama Ejido, entonces el secretario de la Asociación, Miguel Hernández, comentó problemas porque la correspondencia y el código eran muy parecidos y las cartas iban al pueblo del Poniente. Claro, mientras llegaban y se devolvían pasaban dos semanas. Entonces propusimos al Ayuntamiento ponerle plaza de José María Artero. Lo aprobaron.


El cantautor Hilario Camacho, autor de la canción  ‘Taxi ‘, vivió un tiempo en Almería, ¿conoce la canción?

No, pero la buscaré.


¿Usted suele contar la historia de las calles a sus clientes del taxi?

Sobre todo a los jóvenes. Alguno me ha pedido como destino la calle de Antonio Muñoz Zamora, y le pregunto: ¿tú sabes quién fue Muñoz Zamora?, y le explico brevemente que fue un señor republicano en tiempos del franquismo, que estaba exiliado y que luego fue un sobreviviente de los campos de concentración nazis.


¿Le gusta el silencio mientras conduce su taxi?

No, me siento muy incómodo. Hace unos días llevé a una señora a Mojácar, que no habló nada en todo el trayecto. Desde la salida hasta el pueblo fui concentrado (se ríe).


¿Es una norma del sector esperar a que inicie la conversación el cliente?

Es que te puede decir la mujer  ‘oiga déjeme en paz que voy con el móvil ‘.


¿Qué comentarios se repiten entre sus clientes nada más entrar al taxi?

El primero es,  “buenos días “, a mí me da confianza y lo interpreto como un gesto de que le apetece hablar. El comentario más común es  “uff qué calor “, y a veces llega alguna persona y te dice:  “¡pues otra vez elecciones! “ (se ríe).


¿Qué cosas suelen olvidarse los usuarios en el taxi?

Sobre todo los móviles, unas gafas, un paraguas... y después las consecuencias son que tienes que llevar los objetos al cliente o bien los dejamos en la sede de Taxi Almería. ¿Puedo decirte que un día uno se olvidó un maletín lleno de dinero y aún no lo han reclamado...? (Silencio) ¡Es una broma! (se ríe).


El cineasta Woody Allen piensa que los humanos somos  ‘un atajo de gente absurda que no sabe adónde va ‘, ¿usted sabe bien su camino?

El camino es difícil porque estás aquí y mañana no sabes. Yo persigo la tranquilidad, algo que logran pocas personas. El agobio del trabajo... yo lo estoy consiguiendo. Cuando trabajo y veo que es suficiente vuelvo a mi casa con mi nieta y es la felicidad mía.

 

Temas relacionados
Asociaciones Cortijo Grande Vega de Acá Comercio Vecinos Entrevistas

para ti

en destaque