Se opera en una clínica privada para no esperar cuatro meses en el SAS

Torrecárdenas le informó de que sería intervenido “en octubre, por falta de quirófanos”

José Fernández en su casa de Velefique, donde se recupera de la operación.
José Fernández en su casa de Velefique, donde se recupera de la operación. La Voz

José Fernández, un autónomo de 62 años de Velefique, se ha operado a principios de agosto de un cáncer de riñón en una clínica privada para no tener que esperar los cuatro meses que le habían fijado en el Hospital Torrecárdenas de Almería, donde le informaron de que la intervención se realizaría  en el mes de octubre.


José, que es propietario de una pequeña empresa dedicada a la construcción en su pueblo, dice haberse visto 'obligado' a pagar los 14.000 euros que ha costado la intervención en el hospital privado almeriense al que acudió, desesperado por los plazos fijados por los especialistas en Torrecárdenas. “Llevaba sin dormir desde el 11 de junio, cuando el Servicio de Nefrología del Hospital Torrecárdenas me diagnosticó un cáncer en el riñón izquierdo bastante grande, de 12 por 10 centímetros. Por eso, cuando los médicos me dijeron que no me operarían del tumor hasta el mes de octubre porque disponían de pocas horas de quirófano y otros muchos pacientes esperando, no podía creerlo, y lo que es peor, no me veía capaz de aguantar cuatro meses sabiendo que tienes dentro un cáncer que puede ir a peor en cualquier momento”, dice el paciente, quien ahora se está recuperando de la operación, ya mucho más tranquilo, en su casa.


Ya intervenido

Porque ya han pasado dos semanas desde que fuera intervenido quirúrgicamente, el pasado 3 de agosto en un hospital de Almería. El cirujano le practicó una nefrectomía en la que se le extirpó totalmente el riñón izquierdo, aunque una semana antes, el 27 de julio, tuvo que ser operado para retirarle dos catéteres que le habían colocado en Torrecárdenas para drenar la orina de su riñón, aunque uno de ellos, además, estaba fuera de la vía casi en su totalidad y le provocaba fuertes dolores.


José Fernández acudió por primera vez al médico a finales de mayo, cuando sintió unos fuertes pinchazos en la espalda. Acudió a Urgencias del centro de salud de Tabernas, pues era por la tarde y en Velefique el médico solo pasa consulta los martes y jueves, y hasta el mediodía. El doctor le dijo que probablemente padecía un cólico nefrítico, aunque esa misma noche se inflamó el vientre y el mismo facultativo le envió a Torrecárdenas. Allí le hicieron análisis y radiografías que detectaron una piedra en el riñón derecho y unos elevadísimos niveles de creatinina, lo que evidenciaba que sus riñones no funcionaban bien, por lo que continuó haciéndose pruebas, hasta que el 11 de junio una ecografía realizada en otra clínica privada a la que se le derivó detectó el cáncer.


Solo un día después fue ingresado en Torrecárdenas y de forma urgente, el 14 de junio, se le intervino “para practicarle un cateterismo y solventar la insuficiencia renal secundaria a la litiasis ureteral de gran tamaño”, como explica el hospital en un informe dirigido al paciente tras su reclamación.


En sesión clínica

El mismo informe señala que el 10 de julio, el caso se presentó en sesión clínica urológica, en la que se decidió realizar  una litroticia endoscópica para las piedras del riñón en un primer paso, “y una vez recuperado de esa intervención, ser realizaría en un segundo tiempo la nefrectomía, ya que al realizar los dos procedimientos en el mismo tiempo quirúrgico habría más riesgo de insuficiencia renal y otras complicaciones en el postoperatorio”.


El documento del hospital, firmado por el director gerente, Manuel Vida Gutiérrez, concluye indicando al paciente que, tras ser informado del resultado de la sesión clínica -aunque no ofrece fechas por escrito de las operaciones, sino que se le dieron verbalmente por los responsables médicos- “actualmente lleva 15 días en lista de espera quirúrgica y se encuentra pendiente de valoración por el servicio de anestesista el próximo 22 de agosto.


Obviamente, José Fernández ya no acudirá a estas citas, después de tomar la decisión, aconsejado por médicos y especialistas, entre ellos los de la clínica privada almeriense, de que la intervención del cáncer se realizara cuanto antes, sobre todo para evitar que el tumor pudiera expandirse en los cuatro meses que debería esperar en el Hospital Universitario Torrecárdenas. Finalmente, la intervención se practicó con éxito  en la clínica privada y de momento no hay ninguna señal de que el tumor se haya extendido.


¿Una demora imperdonable?

En su reclamación al hospital, el paciente pregunta directamente al gerente de Torrecárdenas: “¿No le parece imperdonable esta demora?¿Puede llevar una persona cuatro meses encima y no morir de ansiedad?” Por último, José agradece, eso sí, el trato recibido por el equipo de Urología de Torrecárdenas, y añade que al hacer pública su denuncia no piensa solo en sí mismo: “Pienso también en las miles de personas afectadas por esta enfermedad que viven como yo, día a día, la angustia que da la incertidumbre de no saber cuándo te van a intervenir”.


 El secretario general del PSOE de Almería, José Luis Sánchez Teruel, ha lamentado que el SAS permita casos como el de José Fernández, y ha incidido en sus acusaciones a la Junta de “priorizar operaciones leves, que requieren de poco tiempo en los quirófanos, en perjuicio de pacientes con graves enfermedades, como el cáncer, solo por motivos de marketing e interés político.


 Aunque este periódico se ha dirigido en varias ocasiones al Hospital Torrecárdenas desde el pasado miércoles para que ofreciera su versión sobre lo sucedido, hasta el momento no ha recibido respuesta, aunque este diario ha tenido acceso al informe facilitado por el gerente a la familia, como se ha explicado.

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería