El Acebuche ‘propone’ a 25 internos para sacarse el permiso de conducir

El programa con la Confederación de Autoescuelas y la Dirección General de Tráfico, desde 2016

Interno en una sala de informática de El Acebuche.
Interno en una sala de informática de El Acebuche. La Voz

El centro penitenciario El Acebuche busca espacios de libertad entre los muros de la prisión y, siempre en los límites legales, fomenta la participación de los reclusos en la vida civil.


La cárcel de Almería es puntera en España en los programas educativos y ensaya distintos planes de tratamiento con terapias con animales, foros literarios, actividades deportivas, escultura o música.

En el abanico de proyectos pedagógicos enfocados a la reinserción de los interior, El Acebuche participa en una iniciativa de educación vial. La fórmula funciona en dos sentidos. 


Por una parte, se trabaja con reos con delitos contra la seguridad del tráfico para potenciar la concienciación. Y, por otra, se ofrece a los internos la posibilidad de sacarse el carné de conductor directamente desde la prisión.


El pasado noviembre, el presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas, José Miguel Báez, y el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, acordaron renovar la campaña de universalización de la educación vial en centros penitenciarios. 


Colaboración

La iniciativa, que comenzó en el año 2010, cuenta con la colaboración de la Dirección General de Tráfico, la Fiscalía de Seguridad Vial, el Real Automóvil Club de España (RACE) y la Asociación Española de Centros Médicos-Psicotécnicos.


Actualmente, El Acebuche ha emitido 25 solicitudes de internos interesados en obtener el permiso de conducción. “Estas solicitudes se enviaron a los servicios centrales y, y una vez sea autorizados por la Secretaría General de Institutrices Penitenciarias, se les hará un examen médico y se solicitará a la Dirección General de Tráfico que informen individualmente si existe algún inconveniente legal por alguno de los internos”, señala Miguel Ángel de la Cruz, director de la cárcel de Almería.


Lógicamente, la situación de cada interno impide la salida para las prácticas. El plan contempla varias posibilidades. “Si no es así, se imparte el curso teórico en el centro penitenciario y en lo relativo a las prácticas dependerá de la situación procesal de cada interno”, añade el director. Prisiones limita la participación para los reclusos que carezcan de acceso a permisos de salida.


Dos permisos

Según la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), los internos admitidos al programa que cumplan condena en este centro penitenciario puedan acceder al permiso de conducir de las clases B (turismos) y A2 (motos).


Las clases teóricas de los permisos tendrán lugar en el centro penitenciario de Almería; la formación práctica correrá por cuenta del recluso, así como la tasa de examen, según la CNAE.


CNAE pone nuevamente a disposición de los centros penitenciarios 5.550 autoescuelas repartidas por todo el territorio nacional y los 360 centros homologados para la recuperación del permiso por puntos, integrados en la UTE que ella encabeza. Para CNAE es un placer impartir formación presencial que ayude a la reeducación vial y a visibilizar los riesgos de la conducción. Se trata de algo necesario no sólo para los internos de las cárceles del país, sino para todos los ciudadanos”, detalla Íñigo Montenegro, vicepresidente de CNAE.


 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería