“Hay políticos que no salen del armario por miedo a que se les juzgue”

Entrevista a Antonio Ferre, presidente de la asociación Colega en Almería.

Antonio Ferre, presidente de la asociación Colega en Almería.
Antonio Ferre, presidente de la asociación Colega en Almería. La Voz
Luis F. Bonilla 08:00 • 02 dic. 2018

Antonio Ferre, presidente de la asociación Colega en Almería, se ha convertido en adalid de la lucha por los derechos LGTBI. Afirma, con una mezcla de incertidumbre y miedo, que, ante lo que viene, hay que ser “vigilantes y vigías” porque en lo social también se pueden dar pasos atrás. No le vale con colocar la bandera y ponerse la medalla.


¿Sigue siendo un tabú en política declararse homosexual?
Sí. Hay muchos políticos, y especialmente mujeres, que no salen del armario. Es verdad que ha habido un paso y todos conocemos casos visibles de concejales, diputados o ministros. Pero hace falta más referentes. Y es más difícil aún con las políticas lesbianas y transexuales.

¿Es por miedo?
Yo croe que no salen, principalmente, para que no se juzgue su forma de hacer política en relación con su orientación. Cuando un político hace algo mal, el primer insulto es el de la orientación sexual.

¿Hacen daño los estereotipos?
Poco a poco va cambiando, pero hace falta mucha pedagogía social. Hay gente que todavía cree que si su hijo sale en la cabalgata del orgullo tiene que ir vestido de una manera determinada o en tanga. Su hijo vestirá como quiera, y si le apetece disfrazarse, lo hará igual que si fuera a un carnaval.

¿No puede ocultar la forma al fondo, en este caso?
Siempre hago hincapié en que es una fiesta reivindicativa. Y lo importante es que la reivindicación  vaya al mismo nivel que lo lúdico, que haya un equilibrio. Si pedimos respeto y diversidad, también tenemos que ser respetuosos.

Hay quién dice que por qué un día del orgullo LGTBI y no del orgullo hetero.
Pues porque el heterosexual no lo está pasando muy mal. No tiene que decirle a sus padres que es heterosexual. No le hacen bullying en el colegio por su orientación, por lo que le gusta para relacionarse y e≠namorarse. Porque no tiene miedo al despido por declararse homosexual. Y porque hay gente que piensa todavía que esto es una enfermedad y favorece que haya terapias. Porque vemos autobuses que dicen que estamos adoctrinando a los niños. Por eso.

Aún con eso, en España no estamos tan mal.
Estamos en uno de los primeros países en cuanto a derechos y libertades, pero es verdad que falta una ley LGTBI que lleva mucho en el cajón y nunca se ha sacado a debatir. Se están haciendo leyes autonómicas que, al final, dejan ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. Y la ley andaluza está, como quién dice, en mantilla.




Temas relacionados

para ti

en destaque